•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un juez de Nicaragua retrasó hoy la audiencia preparatoria de un juicio contra dos jóvenes raizales (afrodescendientes), por el supuesto asesinato del periodista Ángel durante manifestaciones contra el Gobierno de Daniel Ortega. 

El juez Sexto de Distrito de Juicio, Ernesto Rodríguez, reprogramo para el 14 de agosto próximo la audiencia preparatoria del juicio, informó la Presidencia, a través de medios del Gobierno. Brandon Lovo y Glen Slate son acusados del asesinato del periodista Ángel Gahona el pasado 21 de abril, en la ciudad de Bluefields, cabecera de la Región Autónoma Caribe Sur (RACS).

Más: Periodistas de Nicaragua realizan plantón para exigir respeto a su profesión y el cese de la violencia

El juez Rodríguez reprogramó la audiencia por petición de la defensa de los afrodescendientes esta mañana, cuando las partes, incluyendo a la Fiscalía, se disponían al intercambio de pruebas, según la información oficial.

El juicio contra Lovo y Slate es considerado como un "ejemplo" del actual sistema judicial en Nicaragua, ya que los testigos y la familia de la víctima han insistido en que los acusados no estaban presentes en el lugar del crimen, pero la Policía y la Fiscalía sostienen versiones alternativas.

Ministerio Público anuncia investigación por muertes en protestas de Nicaragua

La familia de Gahona insiste en que la justicia nicaragüense debe investigar a los verdaderos culpables. Según los familiares y testigos, apoyados en varios vídeos, el periodista fue asesinado por policías.

Sectores que protestan contra Ortega califican a los afrodescendientes como los primeros presos políticos de la crisis que vive Nicaragua, la más sangrienta de su historia en tiempos de paz, y la más fuerte desde la década de los años 1980, también con Ortega como presidente.

Jóvenes de abril, la canción de Carlos Mejía Godoy por las protestas en Nicaragua

Las protestas contra Ortega comenzaron el 18 de abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario, después de once años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción.