•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La ONU está discutiendo la posibilidad de asumir algún tipo de papel en los esfuerzos para mediar y poner fin a la crisis que se vive en Nicaragua, aseguró el portavoz Farhan Haq.

Según explicó a los periodistas, la Secretaría General de Naciones Unidas está manteniendo conversaciones con ese fin, incluidos contactos con la representación de Nicaragua ante la organización.

“Estamos discutiendo la cuestión y viendo qué podemos hacer que sea de ayuda”, dijo Haq, este lunes durante su conferencia de prensa diaria.

El portavoz explicó que, mientras esas conversaciones no se completen, no puede dar detalles sobre qué tipo de papel podría asumir la ONU.

Encuentro

El pasado 19 de julio, el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, recibió al canciller nicaragüense, Denis Moncada, para analizar la crisis que vive el país.

Hasta ahora, Guterres h

En las últimas semanas, algunas organizaciones no gubernamentales y exdirigentes políticos han pedido al jefe de la ONU que intervenga para tratar de poner fin a la crisis que se inició el pasado 18 de abril con protestas contra el presidente Daniel Ortega.

Casa Blanca advierte de nuevas sanciones

La Casa Blanca aseguró por medio de una nota oficial que el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo “son responsables en última instancia por los grupos parapoliciales favorables al Gobierno que han brutalizado a su propio pueblo”.

En el documento divulgado este lunes, la Casa Blanca pasó revista a las medidas adoptadas a este respecto, en especial la sanción a tres funcionarios, lo que consideró “el inicio, no el fin, de potenciales sanciones”.

Además, Washington revocó o restringió el otorgamiento de visas a nicaragüenses que hayan tenido cualquier relación con represión a protestas o actos de violencia.

Según la nota, la Casa Blanca tramitó la devolución de automóviles que habían sido donados a la Policía Nacional de Nicaragua y que habrían sido utilizados en la represión, y, además, ha bloqueado nuevas donaciones de equipos a las fuerzas de seguridad.

Presión en aumento

El pasado martes, el vicepre-sidente Mike Pence ya había exigido a Ortega el fin de la violencia en Nicaragua, que consideró “patrocinada por el Estado”.

En un mensaje publicado en la red Twitter, Pence también pidió que se anticipen las elecciones presidenciales previstas para 2021 en Nicaragua.

Más tarde, durante una ceremonia sobre libertad religiosa que se realizó en el Departamento de Estado, Pence aseguró que en Nicaragua el Gobierno “está virtualmente en guerra con la Iglesia Católica” y personas armadas “han atacado templos y propiedades de la Iglesia”.

Sin embargo, Ortega ofreció en la semana una entrevista al canal de TV estadouni-dense FoxNews en la que descartó esa posibilidad. 

Ortega también dijo a Fox que “adelantar las elecciones crearía inestabilidad, inseguridad y empeoraría las cosas”.

La semana pasada, la Cámara de Representantes del Congreso estadounidense aprobó una resolución en la que pide al Gobierno la adopción de más sanciones contra funcionarios nicaragüenses.

El texto “pide a Estados Unidos que continúe condenando las atrocidades en Nicaragua, exija la liberación de los detenidos injustamente e identifique a aquellas personas cuya participación en esta violencia califica para la imposición de sanciones”.