•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La policía señala a Pierson Gutiérrez Solís, un exmilitar de 42 años, como principal sospechoso de la muerte de la estudiante de medicina brasileña Raynéia Gabrielle Lima, sin embargo, aún no lo presenta, pese a que debía estar en los tribunales de justicia a más tardar el pasado domingo.

La Policía Nacional, en la nota de prensa número 94-2018 emitida el 27 de julio del año en curso, informó que capturó a Gutiérrez  Solís como sospechoso de dar muerte a la estudiante brasileña, el juez competente debía hacer la audiencia preliminar en un plazo máximo de 48 horas.

Sin embargo, hasta la tarde del lunes, Pierson Gutiérrez  todavía no era acusado  por la Fiscalía, convirtiendo su detención en un acto ilegal, pues la Constitución y el Código Procesal Penal (CPP) establecen que cumplidas las 48 horas después de la detención, la Policía debe poner al sospechoso a la orden del juez o en caso contrario ponerlo en libertad.

La estudiante fue asesinada la noche del lunes 23 de julio cuando visitaba a su novio en Lomas de Monserrat. 

Abogados explican

“Pasada las 48 horas el reo si no es acusado está en un estado de detención ilegal y el juez que reciba la acusación está en la obligación de ponerlo en libertad;”, señala el exfiscal auxiliar, Róger Alvarado.

Alvarado explica que la puesta en libertad del reo con el término de ley vencido, que está establecido en el CPP, no significa que la causa se estaría cerrando.

Por su parte, el abogado Noel Alonzo Cano coincidió con su colega Alvarado de que el estado detención ilegal en que estaría Pierson Gutiérrez Solís solo afecta al reo y no a la víctima.

Alonzo Cano también descartó que la detención ilegal en la que podría estar  el sospechoso del crimen no acarreara ninguna nulidad en el proceso judicial que deberá abrirse.