•   Granada, Matagalpa, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Roberto Collado Urbina, corresponsal de Canal 10 en Granada, aún está sorprendido por haber sobrevivido al secuestro de civiles armados con sus rostros cubiertos en plena vía pública, cuando cubría una protesta el domingo.

El periodista fue golpeado y herido por encapuchados armados que llegaron a la marcha del Movimiento 19 de Abril en la ciudad de Granada, el domingo pasado. Así lo llevaron hasta la estación policial donde estuvo retenido durante tres horas.

“Yo me encontraba dando cobertura a la marcha azul y blanco el domingo por la tarde, como a las 5:00 p.m., en el sector de la Avenida Elena Arellano. Pasaron dos camionetas que iban a exceso de velocidad en el carril contrario, que más adelante colisionaron, y de inmediato fui a darle cobertura”, relató el periodista.

“Cuando yo me acerco a las camionetas, salen hombres encapuchados y armados; cuando ellos me ven, uno de ellos dispara hacia arriba y de los mismos nervios salí corriendo. La marcha se empezó a dispersar, asimismo, la gente que estaba en los alrededores. Ellos empezaron a perseguirme, cuando llegamos a la gasolinera Petronic me logran alcanzar y me pegaron con la pistola en la cabeza”.

Roberto Collado muestra lesiones que le provocaron los parapolicías.

Brutales

Roberto recuerda que al ser detenido lo empezaron a golpear en todo el cuerpo mientras estaba en el suelo, le patearon en el rostro, pero él le gritaba a los sujetos que era periodista y ellos respondieron que eso no les importaba.

“Al verme ensangrentado, me sentí sin fuerzas y a punto de desmayarme, en eso caí al suelo, momento que ellos aprovecharon para agredirme en varias partes del cuerpo; en todo momento me repetían que me iban a matar. La gente quiso auxiliarme, pero ellos se llenaban de enojo al ver que la población me quería ayudar”, declaró.

Se recupera 

El corresponsal del Canal 10 se recupera en su casa de habitación de las lesiones. La noche del domingo, al ser liberado, fue trasladado por su familia al hospital de Granada con una herida profunda en la cabeza que necesito de varias puntadas, raspones en sus brazos y golpes en la espalda, pecho y piernas.

Collado agregó que durante el tiempo que estuvo en la estación policial, los sujetos lo mantuvieron con el rostro hacia el suelo, para impedir que les mirara las caras.

Testigos

“La caravana autoconvocada en apoyo a los obispos iba en tranquilidad hasta que se aparecieron los sujetos encapuchados, quienes realizaron varios disparos y se llevaron al periodista del Canal 10. Varios de nosotros, incluso los pobladores que estaban viendo, nos metimos a ayudarle, pero ellos nos apuntaron con sus fusiles AK; ahí fue cuando ya no pudimos hacer más y se lo llevaron detenido”, dijo Augusto Robles, testigo y participante de la marcha.

Francisco Espinoza, periodista de canal 10.

“Los sujetos armados andaban rondando desde temprano, yo me encontraba en la tienda La Bodeguita, frente a la asilo de ancianos, cuando miré que dos camionetas que andaban entre 6 y 7 hombres, tapados el rostro; en eso agarran al muchacho periodista y lo empiezan a golpear fuerte, nadie logró ayudarlo porque ellos andan con armas disparando”, dijo Agustín López, CPF y testigo.

Corresponsal anda huyendo

 Después de varios días de estar desaparecido, el corresponsal en Jinotega de Canal 10, Francisco Manuel Espinoza, mejor conocido como Paco Espinoza, escribió en su cuenta de Facebook que se encuentra libre, pero no se entregará a la Policía.

“Comisionado general Marvin Castro, jamás me entregaré, no tengo nada que negociar con usted, porque jamás hice algo malo; su trabajo es su trabajo, mi trabajo es mi trabajo, y jamás me van a callar porque no se calla a periodistas matándolos”, escribió Espinoza en su cuenta de Facebook.

El corresponsal denunció la semana pasada, antes de pasar a la clandestinidad, que conocía de una orden de arresto en su contra. Antes había asegurado que recibió amenazas de muerte.