•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Hasta el momento 12 médicos están despedidos del Hospital Escuela Óscar Danilo Rosales Argüello (Heodra) de León, han interpuesto su denuncia ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Sin embargo, en este centro asistencial despidieron el pasado viernes a unos 35 trabajadores entre médicos y enfermeras.

Por esto, el Cenidh informará de inmediato a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y asociaciones médicas nacional e internacionales para que desde su espacio puedan demandar la reintegración de este personal, explicó Marlin Sierra, directora ejecutiva de dicha organización.

Estos casos también serán llevados a la relatora especial sobre los Derechos, Económicos, Sociales y Culturales de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para poner en conocimiento estos despidos arbitrarios y que estos médicos reciban acompañamiento internacional.

Sierra asegura que es muy difícil que estos galenos y trabajadores vuelvan a ser reintegrados a sus puestos, pero esperan elevar la presión internacional.

Un grupo del Cenidh fue a León a levantar las denuncias de algunos de estos médicos despedidos. La experta afirmó que los galenos y personal de este hospital que han sido despedidos, fueron los que decidieron atender a la población que resultó herida durante los ataques de turbas o parapolicías. 

“La violación de los derechos humanos no solo es el hecho del despido, sino una serie de amenazas y obstáculos contra ellos para que realizaran la labor como médicos”, declaró Sierra. 

“Están violando el derecho laboral de los medico al dejarlos sin trabajo. También están violando el derecho a la salud de la población”, expresó. 

Entre los despedidos hay anestesiólogos, enfermeras, especialistas. “De alguna forma, también están violando el derecho a la educación de calidad para los estudiantes de Medicina, ya que mucho de los despedidos eran docentes”, informó.

Marcos Carmona, director de la Comisión Permanente de los Derechos Humanos (CPDH), aseguró que ellos también recibirán las denuncias de los médicos despedidos tanto en León como en Jinotepe. 

“Nos comunicamos el viernes, el día de los propios hechos y también el sábado, donde nos pusimos a la disposición para darle acompañamiento desde el punto de vista laboral”, reveló Carmona.

Algunos expresaron temor a denunciar este acto de represión por las represalias. “No obstante, ellos realizarían una asamblea para discutir la situación y luego interponer su denuncia”, indicó el director de esta oenegé.