•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) informó esta mañana que 300 personas han muerto en el contexto de la crisis en Nicaragua, que tiene 105 días.

De ese total, un 90% falleció por heridas de bala en el pecho, cabeza, abdomen o espalda, indicó Denis Darce, funcionario de la CPDH, durante una conferencia de prensa en la cual se presentó el informe preliminar de datos entre el 18 de abril y el 30 de julio.

“La mayoría de estas personas fallecidas han sido menores de 30 años, todas las muertes son lamentables, pero más aún cuando hablamos de cinco niños”, señaló Darce.

De acuerdo con el informe, unas 2,921 personas han resultado heridas en las protestas y en los actos violentos posteriores.

Además, en muchos de los 1,250 casos de personas que han sido detenidas ilegalmente se han denunciado torturas, violaciones y amenazas, agregó el funcionario.

Darce precisó que el día más mortal en los últimos tres meses fue el 8 de julio, cuando se reportaron los ataques en Carazo y Masaya en contra de los manifestantes que estaban en los tranques y resultaron fallecidas 19 personas.

Por su parte, el gobierno de Nicaragua mantiene que son 195 las personas que han muerto durante la crisis, mientras que la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), calcula 295 fallecidos.