•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |

La Oficina de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) llamó este martes a las autoridades nicaragüenses a cesar todo tipo de “acoso y criminalización” en contra de líderes de la oposición, refiriéndose puntualmente al caso de Medardo Mairena y Pedro Mena, quienes son dirigentes del Movimiento Campesino y están detenidos desde el pasado 13 de julio.

A través de su cuenta oficial en Twitter, este organismo denunció ayer las irregularidades en el proceso judicial en contra de Mena y Mairena, quienes están siendo acusados de delitos graves como terrorismo, asesinato, secuestro y crimen organizado y “no se les ha garantizado el derecho al debido proceso”.

A pesar de que actualmente se encuentra en el país una delegación de la ONU para analizar la situación de los derechos humanos, en el contexto de la crisis en los últimos tres meses, no se les ha permitido ingresar al Sistema Penitenciario Nacional.

“Oacnudh reitera su solicitud de visitarlos en La Modelo y llama al cese de todo tipo de acoso y criminalización de personas defensoras y opositores”, señaló en una publicación. 

Asimismo, Luis Almagro, secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), precisó que se necesita un “proceso justo y de garantías plenas” en el caso de las acusaciones en contra de Mairena, quien también es miembro de la Alianza Cívica por la Democracia y la Justicia en el diálogo nacional.

“Rechazamos la criminalización de líderes sociales. Garantías procesales deben asegurarse para Irlanda Jerez”, indicó también Almagro, la noche de este lunes.

CPDH

La Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) denunció ayer también las irregularidades en los procesos de los dirigentes campesinos, puesto que fueron presentados ante los tribunales 96 horas después de su detención, a pesar de que la Constitución Política de Nicaragua establece que el plazo máximo es de 48 horas.

Denis Darce, funcionario de la CPDH, señaló que durante la audiencia, que fue realizada en total secreto, a ambos detenidos se les “violentó el derecho a la defensa”, porque se les presentaron las acusaciones a pesar de no contar con un abogado defensor.

Además de Mairena y Mena, la Fiscalía también giró orden de captura en contra de otras ocho personas por liderar los tranques antigubernamentales en Boaco, Chontales, Nueva Guinea y Río San Juan.