•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, dijo este martes que “Nicaragua está en una disyuntiva y es que puede ir por el camino de Venezuela, y yo no se lo aconsejaría al presidente Ortega”.

Pidió al mandatario nicaragüense no seguir el camino de Venezuela, porque “el esquema represivo genera condiciones que llevan al país a una caída libre, como es el caso de Venezuela”.

La solución a la crisis de Nicaragua pasa por una "reinstitucionalización" y "elecciones anticipadas", declaró Almagro la noche de este martes en una entrevista con CNN.

“Es importante que el presidente Ortega vuelva a retomar esa posibilidad”, de adelantar elecciones, propuso Alamagro, para quien "imponerse por la fuerza" generará un vacío legal y económico.

"El presidente Ortega tiene esta disyuntiva por delante", afirmó.

El secretario general de la OEA también mantuvo que en el tema de la violación a los derechos humanos, este organismo busca constatar lo ocurrido y no existe ninguna posibilidad de negociar sobre el tema.

Niega injerencismo

Luis Almagro negó que la creación de una comisión especial para analizar la crisis de Nicaragua represente un acto de injerencismo.

"Esa comisión especial no constituye injerencia, si hay otra gente que tiene otra opinión, tendrá que fundamentarla en la reunión del jueves en el consejo permanente", declaró Almagro a CNN.

La OEA convocó a su consejo permanente a una reunión este jueves para analizar la crisis en Nicaragua y su agenda incluye la creación de una comisión especial.

Almagro explicó a CNN que la crisis en Nicaragua ha generado "preocupación" en varios de los países miembros de la OEA y mantuvo que "velar por la democracia no es injerencia".

"Esa acción (crear una comisión especial) no constituye injerencia", reiteró el secretario general de la OEA.

El Gobierno de Nicaragua rechazó este lunes la propuesta de crear una comisión especial, con el argumento de que significa un acto de injerencia en asuntos internos de un Estado.

Para Almagro, una crisis que deja entre 200 y 400 muertos, así como el desplazamiento de miles de personas a otros países, despierta preocupación.

"La aceptación o no aceptación de parte de Nicaragua a una comisión especial, tiene sus consecuencias", explicó Almagro.

"La comisión especial es un instrumento" que tiene el objetivo de fortalecer la democracia y seguir los avances con la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH), y "estos son procesos en los cuales la OEA va tomando decisiones, va tomando resoluciones", expresó Almagro.

Sobre el diálogo nacional en Nicaragua, Almagro dijo que respaldan un esquema de diálogo que incluye al Gobierno y a la Alianza Cívica, con la mediación de la Conferencia Episcopal.

OEA sesiona de nuevo por crisis en Nicaragua

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) requiere 18 votos para aprobar este jueves la creación de una comisión especial para dar seguimiento a la crisis sociopolítica de Nicaragua que ya dura más de tres meses.

En la última sesión de este organismo, el 18 de julio, se aprobó con 21 votos a favor una resolución de condena a la represión estatal contra la población manifestante nicaragüense.

La comisión especial, cuya creación sería decidida este jueves mediante un texto de resolución, tendría el mandato de “contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles” para la situación que se registra en Nicaragua, explica el documento compartido en el sitio web de la OEA.

Esta comisión especial, propuesta por las misiones permanentes de Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Estados Unidos, México y Perú, “coadyuvará al proceso de diálogo nacional en Nicaragua, incluyendo medidas de apoyo, acompañamiento y verificación en coordinación con los esfuerzos en curso de la organización y de otros actores regionales e internacionales”.

La comisión estaría integrada por un representante de cada grupo regional y otros Estados miembros de la OEA designados por la presidenta del Consejo Permanente de la OEA, Rita Hernández, representante permanente de Costa Rica.

También tendría el deber de presentar cada mes un reporte sobre el avance de sus gestiones.

Según el reglamento del Consejo Permanente de este organismo, las comisiones especiales son transitorias y expiran “cuando hubiesen cumplido con su cometido o cuando lo determine el Consejo Permanente”, por lo que no tendría una fecha de trabajo estrictamente predeterminada.

La sesión extraordinaria se realizará este jueves a partir de las 8:00 a.m., hora de Managua.

Protesta de Nicaragua 

El lunes, antes de ser convocada la nueva sesión, el embajador de Nicaragua ante la OEA, Luis Alvarado, envió una carta a la Presidencia del Consejo Permanente de la OEA aduciendo que la propuesta que se discutirá este jueves pretende “inmiscuirse en los asuntos internos que únicamente competen al Estado de Nicaragua”.

De antemano, la representación nicaragüense “no acepta la conformación de ninguna comisión especial del Consejo Permanente de la OEA para tratar asuntos internos y desconoce todas las reuniones del Consejo Permanente que se realicen” sin la anuencia del Gobierno de Nicaragua.

Además, en la misiva “rechaza enérgicamente” la propuesta de una comisión especial, la que califica como “maniobra política e injerencista”.

Resolución anterior

El pasado 18 de julio, el Consejo Permanente de la OEA aprobó con 21 votos una resolución que exige al Gobierno de Nicaragua desmantelar los grupos armados irregulares que han reprimido a la población y repudia los ataques cometidos por los parapolicías y la policía contra el clero, así como los actos de violencia ocurridos en universidades y contra manifestantes pacíficos.

Además, exhorta al Gobierno nicaragüense a que apoye un calendario electoral acordado conjuntamente en el contexto del proceso de diálogo nacional.

Durante esa sesión, solo los representantes de San Vicente y Las Granadinas, Venezuela y Nicaragua se opusieron a la aprobación de la resolución. Otros siete países se abstuvieron de votar.

La sesión prevista para este jueves sería la quinta convocada por el Consejo Permanente de la OEA para abordar la situación de Nicaragua, país donde la represión estatal ha cobrado la vida de más de 300 personas, según datos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).