•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Universidad Centroamericana (UCA) informó este martes que suspenderá los contratos laborales de “una parte importante” de sus colaboradores en este mes de agosto, porque no ha recibido las transferencias del fondo estatal del 6% constitucional.

Según la UCA, que hizo pública la información a través de un comunicado en el que acepta estar atravesando “un momento sumamente difícil”. 

Además, manifestaron que ha afectado a la institución la suspensión de los programas académicos y la mayor parte de los servicios que brindan al público, los cuales constituyen una fuente de ingresos de fondos propios.

La UCA suspendió sus actividades académicas presenciales desde el 19 de abril de este año, un día después de que estudiantes que se manifestaban en ese recinto fueran agredidos por simpatizantes sandinistas y la infraestructura de la fachada de la universidad fuera dañada por turbas de motorizados.

“Las condiciones descritas impiden que la universidad pueda seguir haciendo frente de manera adecuada a todos sus costos operativos”, advierte el comunicado.

Las medidas de “austeridad y reducción de egresos” que ha implementado la UCA incluyen la suspensión temporal de las actividades que aún están en marcha y los contratos de su personal durante este mes, esto último bajo el amparo del Código del Trabajo que avala la figura de “suspensión colectiva de labores por fuerza mayor”, medida que permite no dar por terminada la relación laboral con sus empleados.

Presupuesto

De acuerdo con el último informe del CNU de rendición de cuentas, el correspondiente al año 2016 y publicado el año pasado, a la UCA se le asignaron en ese año más de C$239 millones. Mensualmente, el monto total de transferencias rondaría los C$20 millones.