•   Guatemala  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Congreso de Guatemala aprobó un punto resolutivo en el que rechaza la violencia y la represión que se vive en Nicaragua y en el que insta a todas las partes a hacerse partícipes del diálogo para poner fin a esta situación.

Este punto, que contó con 83 votos a favor, 12 en contra y 63 ausentes, lamenta “profundamente” la pérdida de vidas humanas y rechaza “enérgicamente” las acciones de violencia y represión de las “fuerzas públicas y grupos ilegales armados en contra de la sociedad y grupos de oposición”.

 Cuerpo de Raynéia Lima será enterrado mañana en Brasil

Asimismo, hace un “respetuoso” llamamiento al Gobierno nicaragüense, a la oposición, a la Iglesia y a la comunidad educativa para “retomar el diálogo como mecanismo de solución a la crisis” y exhorta a las instancias internacionales a “actuar conforme a los instrumentos, convenciones y tratados vigentes”.

El diputado opositor Manuel Conde Orellana, del Partido Avanzada Nacional y uno de los firmantes y promotores de este punto, dijo que Guatemala “no puede callar ante ningún acto arbitrario y violento venga de donde venga” y agregó que es su deber como país plantear un “diálogo constructivo como vía de solución a la crisis”.

También los opositores Fernando Linares Beltranena, del mismo partido, y Sandrá Morán, de Convergencia, defendieron este punto durante la plenaria y consiguieron su aprobación, pues la vez anterior que el Parlamento intentó condenar la violencia en Nicaragua fracasó en su intento.

 Universitarios de León continúan en las calles

Las protestas contra Ortega comenzaron el pasado 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide justicia y democratización, incluyendo elecciones anticipadas.

OEA discute creación de “comisión especial” para Nicaragua

La Organización de Estados Americanos (OEA) votará este jueves sobre una resolución impulsada por ocho países y que busca crear una “comisión especial” en el seno del organismo para dar seguimiento a la crisis en Nicaragua.

Si se aprueba su creación, los miembros de la comisión serán designados antes del 10 de agosto por la Presidencia del Consejo Permanente, actualmente ocupada por Costa Rica, y se intentará que la entidad tenga “una representación geográfica equitativa”, según el texto de la resolución.

 Ruegan a Minguito por la paz

Esa “comisión especial” buscará contribuir al diálogo nacional en Nicaragua mediante “medidas de apoyo, acompañamiento y verificación en coordinación con los esfuerzos en curso de la Organización —en referencia a la OEA— y de otros actores regionales e internacionales”.

La votación se producirá durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente en la sede del organismo, en Washington.

Para aprobar esta resolución se necesita el voto de 18 de los 34 estados que son miembros activos de la OEA y que ha sido impulsado por ocho países: Estados Unidos, Canadá, México, Colombia, Chile, Perú, Brasil y Argentina.

El gobierno del presidente Daniel Ortega ya rechazó el pasado lunes la creación de una “comisión especial” en la OEA para dar seguimiento a la crisis y elevó su “más enérgica protesta” al organismo continental por esta iniciativa de este grupo de países.

De acuerdo al texto de la resolución, el objetivo es crear una “comisión especial” cuyo mandato “será contribuir a la búsqueda de soluciones pacíficas y sostenibles a la situación que se registra en Nicaragua”.