•   León, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El nuncio apostólico del Vaticano en Nicaragua, Stanislaw Waldemar, afirmó hoy en la ciudad de León que "el papa Francisco confía mucho en las decisiones sabias de los gobernantes, y en el fruto que pueda salir de las mesas de un diálogo, como la única vía para buscar un futuro pacífico y reconciliador para todos los nicaragüenses".

“No podemos permitir que de nuevo, un pueblo que es único, se confronte de manera desordenada, hay que confrontarse de manera cívica y aplicar la cultura del encuentro, por eso si recuerdan yo estuve pidiendo una especie de tregua entre los nicaragüenses, no podemos permitir que el mal que existe en cada uno de nosotros pueda solucionar la situación con una especie de confrontación o guerra, hay que buscar siempre la reconciliación”, expresó el nuncio Waldemar.

El nuncio Waldemar agregó que el presidente (Daniel Ortega), tiene en su poder las decisiones que puede tomar.

“Confío mucho que él (presidente Ortega), en este momento está evaluando toda la situación y va buscar la situación mejor, porque comprende también la situación que se ha creado”, afirmó Waldemar.

El nuncio Waldemar visitó por primera ocasión la ciudad de León y fue recibido con aplausos y quema de pólvora por los feligreses, que rebasaron el edificio religioso, que lució adornado con abundantes arreglos florales.

El nuncio apostólico fue recibido con mucho afecto por la feligresía de León. José Luiz González/ ENDEl nuncio estuvo acompañado del obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas y el clero diocesano.

Waldemar presidió una solemne eucaristía, en el Santuario de Nuestra Señora de la Merced, en ocasión de los 800 años de la veneración de esta imagen, entre los fieles católicos.

La eucaristía inició a las 10:30 a.m. y fue seguida de una solemne procesión con la imagen de la patrona de los leoneses, que recorrió alrededor de 8 cuadras al contorno de dicho Santuario.

María Arguello, una de las madrinas de la Merced, comentó que a como se esperaba, esta conmemoración se caracterizó por la solemnidad religiosa y el respaldo del pueblo leonés, que con respeto y fervor demuestran su fidelidad a Nuestra Señora de la Merced.

El patronazgo de la ciudad de León data del 17 de julio de 1912, proclamada por el obispo de ese entonces monseñor Simeón Pereira y Castellón.