•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) advirtió este jueves que entre el 19 y 30 de julio, recibió información “alarmante” sobre la activación de prácticas de persecución judicial y criminalización contra manifestantes, estudiantes, activistas y defensores de derechos humanos, que participaron en diversas formas de protesta a partir del 18 de abril.

En particular, de la información disponible y los testimonios recibidos a través de su Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni), la CIDH indicó que tras el levantamiento de tranques en diferentes ciudades del país, mediante el uso de la fuerza, “las autoridades habrían realizado numerosas detenciones arbitrarias, efectuadas con violencia por grupos encapuchados y armados, que habrían mantenido personas retenidas contra su voluntad”.

Las víctimas reportaron que sufrieron malos tratos antes de ser entregados a comisarías de la Policía Nacional o a la Dirección de Auxilio Judicial, en Managua.

De acuerdo con el organismo, las personas detenidas no son informadas de sus derechos ni de los cargos que se les imputan; no se exhiben órdenes judiciales ni a sus familiares se les indica sobre el lugar al que serán llevados.

 “Hemos tomado conocimiento con suma preocupación del aumento vertiginoso de personas detenidas sin las garantías del debido proceso, y hacemos un llamado urgente al Estado a asegurar el estricto cumplimiento de la ley y demás garantías procesales de todos las personas detenidas, de conformidad con los estándares internacionales en esta materia. El Estado debe dar pronta liberación a todas las personas detenidas arbitrariamente y bajo cargos infundados", manifestó el comisionado Joel Hernández, relator sobre los derechos de las personas privadas de libertad.

Juicios sin garantías 

La CIDH dijo haber recibido “abundante información” sobre obstáculos existentes para acceder a una defensa legal adecuada, la restricción de acceso a audiencias a abogados y organizaciones de la sociedad civil, y la negativa a proporcionar datos sobre la situación jurídica y estado de salud de las personas detenidas.

Las detenciones se han intensificado tras el levantamiento violento de tranques y son efectuadas por grupos de encapuchados armados.

Por tanto, el organismo pidió al Gobierno dar a conocer un registro con la cantidad de personas detenidas desde el 18 de abril; causas de detención; duración de la privación de libertad; lugar de detención; número de personas actualmente detenidas con motivo de las protestas y número de excarcelados.

Casos de niños 

En el informe de su quinta semana de trabajo, el Meseni calificó de “preocupante” la detención en Masaya de dos niños, de 14 y 15 años de edad, que habrían sido trasladados y mantenidos en El Chipote por cinco días.

“De acuerdo con los testimonios recibidos, al momento de ser detenidos y durante su traslado, uno de los niños habría sido víctima de quemaduras de cigarrillo en el cuello y el otro habría sufrido torsiones provocadas por el peso de uno de los captores sobre su cuerpo, con el objetivo de que proporcionaran mayor información sobre otras personas que participaban en los tranques”, detalló la CIDH en un informe divulgado este jueves.

Autoridades estigmatizan

La CIDH explicó que el uso de la persecución judicial y la criminalización se enmarca en un contexto de declaraciones estigmatizantes e intimidatorias por parte de las autoridades estatales, entre las cuales resultan “particularmente preocupantes” aquellas que califican a las personas como “terroristas”, “golpistas” o “delincuentes” en el contexto de investigaciones judiciales en curso.

Al respecto, el relator sobre defensoras y defensores de Derechos Humanos, comisionado Francisco Eguiguren, aseguró que “es de suma preocupación el uso indebido del derecho penal y, en particular, la recién ley aprobada contra el terrorismo, con el objeto de criminalizar el ejercicio de los derechos a la protesta social y la defensa de derechos humanos”.

Finalmente, llamaron al Estado a “cesar la criminalización de quienes participan pacíficamente en manifestaciones y abstenerse de aplicar figuras inadecuadas, amplias y vagas de terrorismo para responder a las protestas y reivindicaciones sociales".

ONU, preocupada por redadas en Nicaragua

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra'ad al Hussein, expresó preocupación este jueves ante las "redadas" y la persecución judicial a que se enfrentan los estudiantes que participan en las protestas.

"Estamos muy preocupados por las redadas que están teniendo lugar", dijo Zeid durante un encuentro con periodistas en la sede de Naciones Unidas.

"Tenemos que proteger de alguna manera a los estudiantes ante lo que está sucediendo. Están siendo acusados del equivalente de terrorismo y es algo muy desgraciado", insistió.

Zeid dijo que se reunió recientemente con un estudiante que participa en las protestas contra el presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y quedó muy impresionado por su "valor".

"Cuando conoces a estudiantes como ese estás conociendo a verdaderos líderes, no como algunos políticos que pretenden ser líderes", aseguró.

La oficina del Alto Comisionado, con sede en Ginebra, ha denunciado repetidamente la violencia política en respuesta a las protestas en Nicaragua y ha recomendado la creación de una comisión internacional que la investigue.

Las manifestaciones contra Ortega comenzaron el 18 de abril y han dejado hasta ahora, al menos, 317 muertos, de acuerdo con las últimas cifras de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Mientras, otras organizaciones humanitarias locales contabilizan 448 víctimas mortales y el Gobierno 195.