•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Iglesia Católica costarricense abogó este jueves por el fin de la violencia en Nicaragua y pidió implementar una estrategia migratoria especial que responda positivamente a las consecuencias de la crisis sociopolítica del país, que ha provocado la migración masiva hacia el vecino del sur.

Monseñor José Manuel Garita, obispo de Ciudad Quesada pidió la implementación de una “estrategia migratoria que responda especialmente a las consecuencias que ya tenemos de la grave y lamentable crisis nicaragüense”, en referencia a la llegada masiva de nicaragüenses que huyen de la crisis sociopolítica que ha dejado entre 317 y 448 muertos, según organismos de derechos humanos.

La petición fue hecha ante la presencia de varios diputados de la Asamblea Legislativa y el presidente de Costa Rica, Carlos Alvarado, que llegaron para participar de la celebración por el 383 aniversario de la aparición de la Virgen de los Ángeles, patrona de ese país.

“Como pastor de la Iglesia -que es madre, maestra y experta en humanidad- en esta ocasión les digo, trabajemos y comprometámonos todos, especialmente los católicos que tienen responsabilidad legislativa, ejecutiva y judicial, trabajemos de verdad en los aspectos medulares de actualidad nacional”, instó Garita.

Piden fin de la violencia

Durante la homilía, monseñor José Manuel Garita, acompañado por todos los obispos de la Conferencia Episcopal de Costa Rica, afirmó que la celebración “también es motivo para pedir la solidaridad, la paz y la justicia en Centroamérica”.

“Al cobijo de nuestra madre santísima imploramos para que cese toda forma de violencia y pedimos hoy especialmente por nuestro hermano de Nicaragua. Desde la experiencia del beato monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien clamó por la justicia, y cuya vida fue testimonio de santidad y martirio, depositamos las súplicas de los hermanos nicaragüenses”, expresó.

Miles buscan asilo

La mayoría de las personas que han huido de la violencia en Nicaragua se han refugiado en Costa Rica, donde, al menos, 23,000 intentaron obtener asilo desde el inicio de la crisis en abril, informó el pasado martes el organismo de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

Actualmente se registran 200 solicitudes de asilo por día en Costa Rica. “En los últimos meses, el número de solicitudes de asilo presentadas por nicaragüenses en Costa Rica y otros países aumentó de forma exponencial”, explicó el portavoz de Acnur, William Spindler.

Unos 15,000 nicaragüenses tienen cita para registrarse más adelante, puesto que las capacidades de Costa Rica para tramitar todas las solicitudes “se ven superadas”, indicó el portavoz.

Acnur está prestando apoyo a la autoridad migratoria costarricense, a fin de aumentar la capacidad de tramitación de 200 solicitudes diarias a por lo menos 500.