•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un mes después de haber sido capturado por fuerzas combinadas de la policía y parapolicías, Wilmer Martínez Díaz sigue teniendo pesadillas con los encapuchados que lo secuestraron en su casa, en Tipitapa.

Así lo dijo, este jueves, el abogado Julio Montenegro ante el juez Séptimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Abelardo Alvir Ramos, a quien le pidió que mandara a sicología forense a Wilmer Martínez.

“Wilmer sigue teniendo pesadillas de día y de noche con los parapoliciales que lo llegaron a sacar de su casa y, por ello, es urgente que un médico especialista en salud mental lo atienda”, manifestó el abogado defensor.

Montenegro, quien ejerce la defensa de 11 manifestantes tipitapeños en representación de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), también pidió que los reos José García Orozco y Mauricio Paniagua, sean  examinados por médicos de distintas especialidades.
José García Orozco estaría por perder un pie, en el que le inició un proceso infeccioso por tener una operación reciente que no ha recibido la atención posoperatoria, explicó  Montenegro.

En lo que refiere a Mauricio Paniagua, este presenta problemas cardiovasculares que se han agravado por su encierro en el penal de Tipitapa, aseguró en la audiencia inicial el abogado de la CPDH.

Diez en prisión

Al final de la audiencia, el juez Abelardo Alvir Ramos ratificó la prisión preventiva para 10 de los 11 acusados y mantuvo otras  restricciones para Yubielka Flores Aburto.

En el caso de Yubielka Flores, única  mujer del grupo de los 11 acusados, ella no podrá salir del municipio de Managua y deberá presentarse una vez por semana a firmar ante la Oficina de Control de Procesados, según la resolución dictada por el juez.

La fecha del juicio para los 11 acusados será establecida por el juez de juicio que asigne la  Oficina de Recepción de Causa y Escritos (Ordice).

El médico Irvin Escobar conversa con su abogado defensor. Ernesto García\END

Médico a juicio por tráfico de armas

Mientras el Ministerio de Salud sigue despidiendo a médicos que atendieron a los manifestantes antigubernamentales, que llegaron heridos a hospitales y centro de salud,  un juez de Managua mandó a juicio a un cirujano odontólogo acusado por tráfico de armas.

Irvin Escobar Ortiz, es el galeno  a quien el juez Quinto Distrito Penal de Juicio de la capital, Julio César Arias, mandó a juicio para el próximo 25 de agosto junto con los jóvenes Crisffer Bustos Molina y David López Artola.

Julio Montenegro, abogado defensor del médico Irvin Escobar, reclamó ante el juez Arias  porque las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional, SPN, no han cumplido con la orden de llevar al galeno al Instituto de Medicina Legal (IML).

La orden para que Escobar sea examinado en el IML fue dada desde el pasado 19 de julio por el juez suplente Félix Salmerón, señaló el abogado de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), quien ejerce la defensa del doctor.

Al galeno y a los  otros dos  jóvenes, la Fiscalía los señala de haber llevado armas artesanales en una camioneta para los universitarios que estuvieron  atrincherados en la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

La detención de doctor Irvin Escobar y su esposa, la también médica Blanca Cajina Urbina, quien fue puesta en libertad después de cinco días de cautiverio con una herida sobre la ceja izquierda, causó indignación en el gremio médico.

Esto porque en el momento de su detención, la pareja de médicos fue  lanzada sobre el pavimento y un policía con el rostro encapuchado le pateó la cabeza a la doctora Cajina para que pegara su rostro en el asfalto.