•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El mayor en retiro del Ejército de Nicaragua, Tomás Ramón Maldonado Pérez fue capturado por civiles armados encapuchados tras huir por casi un mes de estos grupos que operan en coordinación con la Policía Nacional.

Julia Gutiérrez, esposa de Maldonado, denunció el caso este viernes ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 40 periodistas bajo amenazas y asedio

Gutiérrez narró que Maldonado fue fichado por los grupos parapoliciales luego que rechazara las ofertas de operadores políticos para participar en la represión de manifestantes.

La situación del exmilitar, quien también fue secretario político del partido Frente Sandinista en Jinotepe hace años, empeoró cuando decidió ir a orar junto a los protestantes que permanecían en los tranques de esa ciudad.

La esposa de Maldonado contó que este salió del Ejército en la década de 1990 y tenía cinco años de estar dedicado a la labor pastoral en la iglesia evangélica Jesús el Señor, en Jinotepe.

“Es cierto, él iba a los tranques, pero para orar a Dios, pidiendo que se encontrara una respuesta a la situación que vive el país”, afirmó su esposa.

Maldonado, de 63 años, es señalado de traidor al partido sandinista y por eso era perseguido por los encapuchados armados que desmantelaron los tranques en Diriamba el pasado 8 de julio, en la llamada “operación limpieza”.

Estaba fichado

Tras la incursión armada en Diriamba, los encapuchados llegaron a buscar a Tomás Ramón Maldonado Pérez a la iglesia que lidera en Jinotepe, la ciudad vecina, y al no encontrarlo, destruyeron todo lo que había en el lugar, denunció su familia.

 Juicio de 35 minutos por asesinato de brasileña

Maldonado, al confirmar que estaba fichado, se vio obligado a huir, relató su esposa. Pero, el pasado jueves los civiles armados localizaron al exmilitar en Managua. A pesar de haberlo capturado, en la madrugada de este viernes los encapuchados armados llegaron a su casa de Jinotepe, rompieron puertas y saquearon todos los bienes.

Los familiares del exmilitar revelaron que cuando a Maldonado le propusieron sumarse a las fuerzas parapoliciales, este les dijo que era sandinista, pero primero estaba su iglesia y “su único comandante era Jesús, por lo cual no podía participar”.

Exigen libertad de detenidos

El abogado del Cenidh, Gonzalo Carrión, exigió la libertad de todos los presos políticos detenidos por gente armada que no es autoridad, con acusaciones sin sustento jurídico, ni garantías procesales, sin derecho a la defensa y en juicios secretos, por el simple hecho de pensar diferente al Gobierno.

“Hay una sumatoria de atropellos. Como organización de derechos humanos demandamos que cese la represión y la persecución. La normalidad en este país regresará cuando no haya presos políticos”, declaró.

 Estados Unidos respalda comisión de la OEA

Tomás Maldonado, igual que un centenar de detenidos, “son reos sin causa legal”, sostuvo Carrión, agregando que hay centenares de personas huyendo hacia Costa Rica por miedo a ser encarceladas, enjuiciadas o desaparecidas.

También dijo que el organismo que representa continúa recibiendo denuncias de detenciones arbitrarias en Chinandega, Carazo, Masaya y Chontales, entre otros departamentos.

Piden libertad para jóvenes de Matagalpa

Humberto Galo Romero

Familiares de jóvenes acusados por diferentes delitos realizaron un plantón frente a la Corte Suprema de Justicia (CSJ) para demandar su libertad.

 “¡Libertad para nuestros presos políticos!”, “Libertad para Medardo Mairena, para Irlanda Jérez!”, gritaban los manifestantes en las afueras de la sede del Poder Judicial.

El grupo de protestantes estaba compuesto principalmente por mujeres provenientes de Matagalpa, quienes consideran que sus parientes son presos políticos, ya que todos los detenidos forman parte del Movimiento 19 de Abril en esa ciudad, y habían estado participando en diversas manifestaciones antigubernamentales.

Acusados por crimen organizado

Mayra Tijerino, mamá de Eduardo Manuel Picado Tijerino, dijo que este fue detenido ilegalmente el pasado 26 de junio, cuando se dirigía hacia Managua en compañía de otros miembros del movimiento.

La mujer aseguró que el joven permaneció seis días detenido e incomunicado en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocida como El Chipote, antes de ser formalmente acusado por la Fiscalía de la República.

 OEA presiona y el Gobierno protesta

“Ahora están siendo acusados y juzgados en los tribunales de Managua por delitos como crimen organizado y  portación ilegal de armas”, señaló Tijerino.

La fuente agregó que desde que inició el proceso en contra de su hijo, este permanece en el Sistema Penitenciario Nacional, y solo ha podido verlo una vez.

“Ha estado detenido 38 días y solo he podido verlo el 25 de julio pasado”, dijo Tijerino.

El joven estudiante de veterinaria fue detenido junto a Marily Roque Ordóñez, Solange Centeno Peña, Roberto Cruz, Francisco Antonio Castro y Dilon Antonio Zeledón.

Por su parte, Maskiel Hernández, esposa de Roberto José Cruz, mencionó que tienen referencias de que el grupo fue apresado por civiles armados en el municipio de Ciudad Darío y desde entonces solo una vez lo ha visto.

“A él y a sus compañeros los acusan de crimen organizado, portación de armas, secuestro y extorción”, refirió Hernández. La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura, detenciones arbitrarias y criminalización de manifestantes", algo que Ortega ha negado. Pie de