•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN) denunciaron este viernes que su compañera Ivonne Morales fue desaparecida supuestamente por encapuchados en Managua, luego de bailar folclor en público, en protesta contra el gobierno del presidente Daniel Ortega.

El paradero de Morales es desconocido desde la tarde de ayer, después de participar en una manifestación en la Universidad Centroamericana (UCA), donde también bailó para honrar a las víctimas de la crisis sociopolítica, que ha dejado entre 317 y 448 muertos, según organismos humanitarios.

 Docentes denuncian despidos

Varios estudiantes denunciaron en sus redes sociales que supuestos sujetos encapuchados la montaron por la fuerza en una camioneta y apagaron su teléfono celular.

Por su parte, la activista nicaragüense de los derechos humanos Bianca Jagger se sumó a la denuncia.

"¿Dónde está Ivonne Morales? Exigimos su liberación inmediata. Basta de persecución, basta de secuestros, basta de asesinatos, basta de torturas, basta de desapariciones", publicó Jagger en sus redes sociales.

 Exmilitar está preso por orar en los tranques

Morales desapareció horas después de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) alertó sobre "la activación de prácticas de persecución judicial y criminalización contra las personas opositoras al régimen del Gobierno, manifestantes, estudiantes, activistas y defensores de derechos humanos".

El mismo jueves, una familia de la ciudad de Jinotepe denunció el arresto de los hermanos Luis Miguel, Jean Carlos y Harvin Roberto Estaban, hijos de un carpintero y una ama de casa, supuestamente por portar en público la bandera de Nicaragua.

 Estados Unidos respalda comisión de la OEA

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura, detenciones arbitrarias y criminalización de manifestantes", lo que Ortega ha negado.