•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Después de recorrer hospitales, estaciones policiales, la Dirección de Auxilio Judicial y morgues, los familiares de cinco personas desaparecidas no lograron obtener ninguna pista.

Denis Darce, de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), comenta que el factor tiempo es determinante en casos como estos, pues después de 15 se reducen las probabilidades de encontrar con vida a una persona desaparecida.

 Desaparece estudiante que bailó en protesta

Darce, quien acompañó el pasado fin de semana a los familiares de los cinco desaparecidos,  expuso que el principal obstáculo continúa siendo la falta de información oficial sobre las detenciones que realizan civiles armados en coordinación con la Policía Nacional, desde el inicio de las protestas antigubernamentales.

“Después de 15 días, las esperanzas son menores de encontrar con vida a un desaparecido, pero también está la expectativa de que hayan podido salir del país para resguardar sus vidas”, apunta el activista tras señalar que también hay personas que huyen del país y hasta que están a salvo dan a conocer su paradero.

Según Darce, “uno de los problemas es que muchas retenciones son perpetradas por los encapuchados armados, o (a como los denominó el Gobierno) policías voluntarios”, quienes no rinden cuenta a nadie.  

 Universitarios de León siguen en protesta y denuncian acoso

El representante de la CPDH dijo que, ante la falta de información y los limitados recursos de los que disponen, este organismo da seguimiento a la mayor cantidad de casos. Como parte de esa labor, anunció que viajarán a los departamentos para cumplir tareas de verificación.

Marlin Sierra dijo que también el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) tiene equipos trabajando en la búsqueda de desaparecidos en los departamentos y que en estos momentos monitorean la situación de 12 personas a las que no han logrado localizar.

 Docentes denuncian despidos

“Sabemos que algunos por sentirse perseguidos han decidido irse a Costa Rica y Honduras, pero incluso hay denuncias de gente infiltrada (del Gobierno) que se mezcla entre los migrantes forzados para reportarlos”, comentó Sierra.

Sierra dijo que hay un esfuerzo por verificar los casos y apoyar en lo posible a los familiares de desaparecidos, y como otro punto en contra de la verificación de los datos mencionó un patrón de desarraigo en las detenciones, es decir que muchas personas capturadas en sus comunidades son procesadas en otros departamentos.

“Por ejemplo, nos encontramos con el caso de un proceso que se lleva en Juigalpa, pero estas personas son de Matagalpa y fueron capturados en esa ciudad”, explicó Sierra.