•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El Cardenal Leopoldo Brenes señaló este domingo que los obispos de la Conferencia Episcopal (CEN) no participarán de forma unilateral o personal en una hipotética restructuración del diálogo en Nicaragua.

“Nosotros hemos aceptado trabajar en el diálogo como Conferencia Episcopal, no como individuos. Cuando a mí me propusieron formar parte del diálogo, dije que lo aceptaba, pero como Conferencia Episcopal. Si la Conferencia hubiera dicho no, yo digo también no”, resaltó Brenes.

El jerarca de la iglesia Católica en Nicaragua respondió de esa manera al ser consultado sobre una visita del canciller de la República, Denis Moncada, al Vaticano.

En una entrevista que Moncada concedió a la periodista Geraldina Colotti, y que ha sido retomada por el medio digital Resumen Latinoamericano, el canciller nicaragüense afirmó que viajó al Vaticano para tratar de reestructurar el diálogo con los obispos de la CEN que “han mantenido un comportamiento ecuánime”.

“El diálogo se ha estancado también por las acciones de algunos sectores de la Conferencia Episcopal, que abiertamente se han puesto a favor de la oposición. El diálogo se debe reestructurar con aquella parte de los obispos que han mantenido un comportamiento ecuánime. También, por esto, hemos venido al Vaticano. Debemos encontrar el mejor camino para definir un nuevo diálogo y resolver la situación interna, sin injerencias internacionales”, dijo el canciller Moncada en la entrevista.

El sitio oficialista EL 19 Digital reprodujo la entrevista que concedió Moncada.

Al respecto, el cardenal Brenes dijo que “de parte de la Santa Sede no hemos tenido un informe del diálogo que se tuvo, porque la Santa Sede mantiene muy en privado, en respeto, lo que ahí se dice. No tengo información de lo que él platicó”.

El cardenal Leopoldo Brenes. Archivo/END

La CEN está integrada por 10 obispos, de los cuales cinco han sido delegados para integrar una Comisión de Mediación y Testigo en el Diálogo Nacional, que inició el pasado 16 de mayo y que se encuentra suspendido desde el 9 de julio.

Este diálogo busca soluciones a la crisis que vive Nicaragua desde el 18 de abril, que deja como saldo entre 265 y 317 personas muertas de forma violenta, según informes del gobierno y la Comisión Interamericana delos Derechos Humanos.