•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, señaló este domingo que la normalidad no volverá a Nicaragua mientras continúen la persecución y las amenazas contra personas que disienten del Gobierno.

“Es triste cuando se habla que el país va tomando normalidad y se dan estos casos (de persecución y amenazas), porque eso no significa que haya normalidad”, afirmó el cardenal luego de concluir la misa dominical en la Catedral de Managua.

 Solicitudes de pasaporte se duplican

Nicaragua vive en tensión, dijo el jerarca católico al cumplirse este domingo 110 días de protestas antigubernamentales que han dejado, al menos, 317 personas fallecidas, según el último dato de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“La persecución a personalidades, a personas que disienten de una actitud del Estado, lo veo como negativo y hay que bajar esas situaciones para que verdaderamente el país pueda llegar a una verdadera normalidad, porque ahorita tenemos una tensa normalidad, así lo llamaría, porque la gente, ya a las 5:00 p.m. se están encerrando (en sus casas)”, expresó Brenes.

El jerarca de la Iglesia nicaragüense explicó que el temor a la persecución, que siente la ciudadanía, hizo que la Iglesia modificará sus horarios de misas.

“Las misas que teníamos a las 6:00 p.m. se han tenido que suprimir, porque llegaban una o dos personas. Los mismos feligreses han dicho que hagamos las misas por las mañanas, de manera tal que nuestras celebraciones las estamos teniendo desde las 6:00 a.m., a las 9:00 a.m. y las últimas a las 12:00 del mediodía”, dijo el cardenal.

Inseguridad

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, coincidió en que la sociedad nicaragüense está lejos de vivir de una manera normal. 

 “La información que hemos solicitado al Gobierno, no la hemos recibido”

“En una sociedad, todo lo que produce inseguridad, todo lo que atenta a los derechos humanos, es un signo clarísimo de que esta sociedad está viviendo en una situación anómala, anormal”, declaró Báez al salir de la Catedral Metropolitana, este domingo.

Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua.

Monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa, recalcó en su homilía que “esta es la hora del encuentro de la unidad y la identidad de nuestro pueblo. No podemos participar en la celebración eucarística sin nuestro aporte a la historia ni al momento que nos toca vivir”, reflexionó Álvarez.

Arzobispo de EE. UU. visita Nicaragua

El arzobispo de los Servicios Militares de Estados Unidos, Timothy Broglio, visita Nicaragua como muestra de apoyo del Episcopado estadounidense a los obispos nicaragüenses.

Broglio, quien fue un alto funcionario del Vaticano en la época de Juan Pablo II, presidió la eucaristía de este domingo en la Catedral Metropolitana de Managua, en perfecto español, como muestra de “acercamiento” entre los fieles de Estados Unidos y de Nicaragua, según explicó el cardenal Leopoldo Brenes.

 Padres denuncian: un hijo desaparecido y otro preso

El clero nicaragüense calificó la visita como un “gesto hermoso de la fraternidad episcopal”, en tiempos en que la Iglesia Católica ha sufrido ataques físicos de grupos pro-Gobierno, y del propio presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, quien ha calificado a los obispos como cómplices de un “golpe de Estado”.

“Mi visita es para compartir su trabajo en favor de la paz y la coherencia de vida”, afirmó el arzobispo Broglio, quien se desempeña como observador en el Comité para la Justicia y la Paz Internacional de Estados Unidos.

Brenes aclaró que Broglio no formará parte del diálogo nacional, pero que su presencia es una muestra de la gran unidad que hay entre los católicos de todo el mundo.

En su homilía, el arzobispo estadounidense recomendó a los fieles que en estos tiempos no busquen “soluciones mundanas”, y recordó que “Jesús puede llenar nuestros deseos más profundos; otras personas y cosas, pueden todavía dejar hambre y sed”.