•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El presidente Daniel Ortega reafirmó en una entrevista para la cadena RT emitida este lunes, que su Gobierno no permitirá el ingreso a Nicaragua del grupo de trabajo que acordó crear la Organización de Estados Americanos (OEA), para para contribuir a la búsqueda de soluciones a la crisis sociopolítica del país que ha dejado entre 317 y 448 muertos, según organismos de derechos humanos. 

La periodista argentina Julia Muriel Dominzain, preguntó al presidente qué responde ante la creación de este grupo y Ortega dijo no tener nada que responder. 

“No tenemos nada que responder porque sencillamente ellos tienen que respetar a Nicaragua, nosotros no estamos para responderles a ellos, ellos tienen que responderles a sus pueblos, los gobiernos que ellos representan tiene que responder a su pueblo. Bastantes problemas tienen en cada país de estos como para que vengan a entrometerse a la situación de Nicaragua. No vamos a recibir ese grupo, no tiene sentido”, afirmó el mandatario. 

Ortega criticó la labor del organismo regional y dijo que este “ha sido un instrumento histórico creado por los Estados Unidos para controlar a toda la región aún más, para hacerse acompañar dentro de una cobertura a la hora de invadir países latinoamericanos”.

El presidente sostuvo que su Gobierno “siempre ha buscado buenas relaciones con Estados Unidos, pero hemos encontrado agresión”. 
“Es subordinación, o sea esclavitud, y si uno no se rinde entonces viene la agresión”, dijo en referencia a las sanciones contra funcionarios del Gobierno sandinista bajo la ley Global Magnistky y la propuesta de la Nica Act.

Ortega en contra de oenegés

El presidente Daniel Ortega comentó que durante el inicio de las protestas en abril pasado, los primeros que aparecieron “eran unos cuantos jóvenes”, pero, según él, “quienes destacaban por su agresividad eran figuras conocidas como dirigentes de oenegés”.

“Las oenegés han hecho una labor de organizar mujeres, jóvenes, en funciones que son muy conocidas. Los fondos que vienen para esas reivindicaciones se desvían y se utilizan para lo que es la promoción política de otro partido político que no es el liberalismo”, dijo. 

Según el mandatario, el 18 de abril se vivió una protesta normal que describió así: “gritos, algunas pedradas entre protestantes, luego llega la Policía, aplaca”. 

“La noche siguiente empiezan a salir agrupaciones a atacar puestos de la Policía, alcaldías, sedes del Frente Sandinista, viene toda una oleada de ataques armados que empieza a provocar muertos”, dijo. 

Uno de los jóvenes fallecidos durante las protestas contra el presidente Daniel Ortega.

El presidente Ortega consideró que durante los primeros días de protestas la oposición se entusiasmó y vio posible optar de nuevo al Gobierno, “pero al pasar las semanas y estar bloqueados por lo que supuestamente estaban luchando por la democracia de forma pacífica, al no poder salir de sus casas, eso es la mejor prueba que ellos tienen y es lo que explica la alegría de ellos cuando decidimos mandar a la Policía a desbloquear los poblados”. 

“La gente recibió con alegría a la Policía porque estaban aterrorizados viendo los crímenes que se cometían”, dijo Ortega sin mencionar las decenas de muertes que la denominada “operación limpieza” dejó en ciudades como Masaya, Diriamba, Jinotepe, los pueblos blancos y otros municipios del país.