•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las audiencias a puerta cerrada para quienes han participado en las protestas antigubernamentales siguieron este lunes en los tribunales capitalinos donde dos grupos de autoconvocados fueron mandados a juicio para distintas fechas.

 A primera hora el juez Quinto Distrito Penal de Audiencia de la capital, Julio César Arias mandó a juicio para el próximo 3 de septiembre a seis jóvenes autoconvocados acusados por portación ilegal de armas.

 Antes de enviar  a juicio a los seis manifestantes, el juez Arias rechazó una excepción por incompetencia jurisdiccional que presentaron las abogadas de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH),quienes defienden a cinco de los seis acusados.

 La excepción por incompetencia alegada por las abogadas defensoras, Yonarquis Martínez y Leyla Prado; porque el delito de portación ilegal de armas es competencia de un juez local  por ser un delito menos grave.

 El  juez Arias se declaró competente para conocer la causa alegando que “quien puede lo menos, puede lo más”; esto porque Germán Martínez García, uno de los seis acusados  también enfrenta cargos por portación de armas de uso restringidos, cuya pena va de seis a ocho años de prisión.

 Los otros cinco acusados en este caso son: Yuri Clark, Elsa Valle Mondragón e Irma Valerio Rivera; además de Erwin Ramos Alemán, Endric  Alexander Gaitán.

Cero y van dos

En otra audiencia hecha de manera sucesiva, el mismo juez Julio César Arias mandó a juicio para el próximo 30 de agosto a cuatro jóvenes originarios de Managua, pero capturados en Ciudad Darío, municipio de Matagalpa.

En este caso, los acusados son: Frederick Vega González, Ryan  García Santamaría, Alexander Conde Espinoza y Wilmer Mendoza Espinoza, a quienes la Fiscalía les atribuye los delitos de robo agravado, portación ilegal de armas y uso de armas restringidas.

A los cuatro reos antes mencionados, la Fiscalía los vinculas con el robo de un teléfono celular valorado en 750 dólares a un taxista cuando este estaba estacionado con su taxi frente a una farmacia.