•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Representantes del Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) y de la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) discutieron ayer la situación del país tras conocer del exilio del activista Álvaro Leiva por “amenazas” contra su vida.

El Meseni y la Acnudh se reunieron con miembros del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) y otras organizaciones similares “para intercambiar aspectos sobre la situación de Nicaragua”, informó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

A la reunión de los defensores de los derechos humanos, desarrollada a puertas cerradas en la sede del Cenidh, cerca de la casa de Ortega en Managua, también asistieron integrantes de organizaciones defensoras de las mujeres.

El exilio de Leiva, secretario ejecutivo de la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH), ha causado asombro en el país, ya que se trata de uno de los defensores activistas más destacados en la crisis, ya que sus negociaciones salvaron vidas y permitieron la libertad de ciento de reos políticos desde el estallido social del 18 de abril.

La ANPDH indicó el domingo en un comunicado en el que anunciaba el cierre de sus oficinas en Managua que Leiva fue víctima del “asedio de grupos armados no autorizados y llamadas telefónicas de amenazas a nuestras oficinas de denuncias de violaciones a los derechos humanos”.

Intimidación y amenazas

Funcionarios de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) y otros organismos han denunciado también un aumento de las amenazas e intimidación por parte de grupos pro-Gobierno en los últimos días. 

Denis Darce, funcionario de la CPDH, afirmó que la mayoría de los colaboradores de este organismo cuentan con medidas cautelares otorgadas por la CIDH por las constantes amenazas de muerte contra los promotores y voluntarios y de ataques hacia las oficinas directamente. 

“Los promotores en todos los lugares han recibido amenazas, y aquí han venido a tomar videos y fotos de personas que entran y salen de las oficinas”, denunció Darce.