•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Las protestantes Yuri Clark, Irma Valeria, Elsa Valle e Irlanda Jerez, detenidas en el sistema penitenciario para mujeres La Esperanza, solicitaron a la población continuar las marchas y no dejarlas solas.

El mensaje ha sido enviado a través de Carlos Valle, padre de la universitaria Elsa Valle.

Según Carlos Valle, ayer logró hacer la primera visita a su hija después de más de un mes desde que la detuvieron.

Lea: Alianza Cívica pide desarmar a parapolicías con observación de ONU y OEA

Valle comentó que su hija le manifestó que ella, Clark, Valeria e Irlanda Jerez están en una misma celda y que a través de él quieren mandar un mensaje al pueblo nicaragüense. 

“El llamado que ellas hacen es que no hay que bajar la guardia. Hay que decirle al pueblo que asistan a los plantones y a las marchas”, dijo Valle, quien agregó que las autoconvocadas pidieron que se haga un plantón frente al sistema penitenciario de mujeres.

Articulación de Movimientos Sociales pide al Gobierno registro de todos los detenidos y convoca a marcha y caminata

“Ellas piden que llevan megáfonos para poder escuchar a la gente y demostrar que no están sola”, dijo Valle.

Las autoconvocadas continúan protestando dentro de la cárcel y de forma artesanal hicieron una bandera de Nicaragua, pero las autoridades se la quitaorn horas después, aseguró Valle.

El papá de Elsa Valle manifestó que su hija le relató que la represión contra las mujeres autoconvocadas ha aumentado dentro del penitenciario.

Más: Familiares logran ver en la cárcel a Irlanda Jerez

“Tienen restricciones de hablar porque colocaron micrófonos donde espían sus conversaciones. Prepararon una celda, es decir que acondicionaron una oficina, y la convirtieron en cárcel donde las recluyeron”, declaró Valle.

Irlanda Jerez, una de las protestantes detenidas. Archivo/END

También dijo que su hija le confesó que les permiten tomar el solo una hora a la semana y que tienen prohibido comprar en un quiosco habilitado para las demás detenidas.  .

Carlos Valle dijo que a él y a otros familiares los hicieron casi desnudarse para poder ver a sus hijas. Criticó que la visita apenas duró una hora, pese a que la norma es que sean tres horas.