•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes sugirió al Gobierno sentarse con los organismos humanitarios para depurar las cifras de muertos registrados en el marco de las protestas opositoras, que comenzaron el pasado 18 de abril.

"Sería bueno que un delegado del Gobierno, aquel que le ha pasado las cifras al señor presidente (Ortega), junto con un delegado de la Comisión de la Verdad, y otros de los organismos de derechos humanos, (se reúnan para) comenzar a depurar", dijo el arzobispo de Managua al ser consultado por periodistas.

"A través de ustedes (periodistas), invitaría a las comisiones que tienen todas estas listas: sentarse un día con listas en mano y comiencen a depurar para ver quiénes son los que fallecieron durante estos días, como también aquellos que fallecieron en un accidente, como se dice, y así se vayan sacando", continuó Brenes.

El Gobierno de Nicaragua fijó este martes en 197 los muertos en el marco de las protestas antigubernamentales, y acusó a los organismos humanitarios de manipular, con fines políticos, la cifra de fallecidos.

Según el reporte oficial elaborado por la Policía Nacional, entre el 19 de abril y el 25 de julio han fallecido en Nicaragua 450 personas: 197 en el marco de las protestas y 253 "producto de actividad delictiva común".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cifró en 317 los muertos en Nicaragua, entre ellos 21 policías y 23 niños, niñas o adolescentes, entre el 18 de abril y 30 de julio.

En tanto, la Comisión de la Verdad, Justicia y Paz de Nicaragua contabilizó hasta el 31 de julio un total de 265 fallecidos, entre ellos 13 menores de edad.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) reporta 305 personas muertas y la Asociación Nicaragüense Pro Derechos Humanos (ANPDH) 448 personas, cifras que no son reconocidas por el Gobierno.

Alianza cuestiona

La Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia rechazó este miércoles la posición del Gobierno de reconocer solo 197 muertos, cinco de ellos universitarios, y no una cantidad entre 317 y 448, establecida por organismos humanitarios.

"La verdad es que un muerto es demasiado. Debe cesar la violencia, no estamos hablando de mercancía", dijo el representante de los empresarios en la Alianza, José Adán Aguerri.

El Gobierno, además estableció en cinco la cantidad de estudiantes universitarios muertos en las protestas, lo que también fue rechazado por la Alianza, que señaló el "asesinato" de 137 alumnos.

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua por "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias", lo que el Gobierno ha negado.