•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tres días de plazo dio el juez Décimo Distrito Penal de Audiencia de Managua, Carlos Solís, a las autoridades del Sistema Penitenciario Nacional (SPN) para que rindan un informe en el que le  expliquen por qué no han cumplido con una orden de libertad  a favor del reo Kevin Salgado Vargas.

El emplazamiento fue hecho por el juez Carlos Solís al corroborar que Kevin Salgado Vargas,  acusado por robo agravado frustrado, sigue preso a pesar de que su libertad fue ordenada desde el pasado 4 de junio.

La  orden de libertad para Kevin Salgado está fundamentada en un dictamen médico legal emitido por el forense Wilber Méndez Varela, en el que se indica que el reo “padece de enfermedad crónica grave”.

La patología de la cual hace referencia el facultativo del Instituto de Medicina Legal (IML) y de la cual padece Kevin Salgado, es arritmia y por eso él tiene un marcapasos, explicó el juez Carlos Solís.

“Para su sanidad el paciente objetivamente requiere de tratamiento médico sistemático para la prevención y control de las arritmias letales”, refiere  el parte médico legal en que  se apoya el juez Carlos Solís para ordenar la libertad del reo.

Orlando Carmona, abogado defensor de Kevin Salgado, manifestó que en su momento la familia del reo y él se presentaron a la cárcel Modelo de Tipitapa para exigir la orden de libertad, pero en el penal se negaron a atenderlos.

A juicio

El juez Carlos Solís al  final de la audiencia inicial ratificó su decisión del 4 de junio del año referente a que Kevin Salgado  debe permanece bajo arresto domiciliar y que bajo esa medida cautelar debe esperar el juicio en donde un juez decidirá si es o no culpable del delito de robo agravado frustrado.

En relación a la  fecha del juicio, el juez Carlos Solís dejó que sea el juzgador quien defina la fecha del mismo.

A Kevin Salgado, la Fiscalía le atribuye el robo fallido  de un teléfono celular valorado en 8,000 córdobas propiedad de Marjorie Sisnado Montalván y del cual no se pudo apoderar, porque varios vecinos de la colonia Unidad de Propósito la auxiliaron cuando ella gritó al verse intimidada con una pistola, según la acusación fiscal.