•   EL VIEJO, CHINANDEGA  |
  •  |
  •  |
  • END

Hastiados de la humillación, inestabilidad laboral y falta de garantía sindical de parte de miembros de la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud), vinculada al gobierno, treinta trabajadores del Centro de Salud “José Rubí” de la ciudad de El Viejo iniciaron a las seis de la mañana del miércoles paro indefinido de labores.

Los trabajadores en protesta de brazos caídos son apoyados por miembros de la Red Comunitaria del municipio de El Viejo, quienes también han sufrido vejámenes por parte de integrantes de Fetsalud encabezados por el dirigente Pedro Bárcenas, quien, según los denunciantes, está a favor de la patronal.

El doctor Dony Cornejo denunció que Óscar Hernández, encargado de Recursos Humanos del centro asistencial, y Bárcenas, son verdugos de los trabajadores y de los integrantes de la red comunitaria, pues se creen todopoderosos, con el visto bueno del cuestionado dirigente departamental de Fetsalud, Fernando Loáisiga.

“Hay acoso, persecución y maltrato a los trabajadores, persecución a líderes sindicales, chantajes, entre otras irregularidades”, dijo el médico, quien instó a Luis Lindo, Director del Sistema Local de Atención Integral en Salud (SILAIS)-Chinandega, que nos visite para arreglar esta situación delicada”, afirmó.

“Bárcenas y Hernández son avalados por Fernando Loáisiga, quienes a toda costa buscan cómo los directores que nombran en este centro sean afines a sus caprichos.

El 23 de marzo introdujimos un pliego petitorio ante el Ministerio del Trabajo; el cinco de mayo la directora en funciones, Zayda López, envió la carta de despido a Darwin Cruz, encargado de Insumos Médicos. No le importa a esa señora la emergencia sanitaria debido a la influenza humana. Esa fue la gota que rebalsó el vaso, por eso estamos en esta protesta y nos mantendremos firmes hasta que haya solución a nuestros problemas”, manifestó el doctor Cornejo.

Los médicos, enfermeras y personal administrativo --en paro también-- son apoyados por miembros de los Consejos del Poder Ciudadano (CPC) de El Viejo, que rechazan el comportamiento de Hernández y de Bárcenas, quienes devengan salarios como empleados del gobierno que pregona amor en vez de odio.

En el Centro de Salud “José Rubí”, ese lema ideado por la primera dama Rosario Murillo, está dejando en entredicho al Ejecutivo, dijo una enfermera, con 25 años de laborar para el Ministerio de Salud, quien aseguró que durante los gobiernos anteriores jamás había visto un comportamiento déspota por parte de los dos funcionarios descritos y miembros de Fetsalud.

Apoyan el paro

Patricia Leonor Jarquín, miembro de la Red Comunitaria de la comarca Villa España, dijo que apoyan el paro de los médicos y de las enfermeras de El Viejo, porque los “verdugos de ese sindicato no dejan en paz al personal”.

Hilda Medina, dirigente de los CPC, dijo que apoya a los médicos y enfermeras maltratados por los integrantes del sindicato orteguista, y acudirá ante el despacho de Rosario Murillo para que tome cartas en el asunto.

Por su parte, Mayra Liseth Andrade, coordinadora de los CPC de la colonia La Unidad, expresó que es promotora de salud, y apoya al personal en paro porque es testigo del maltrato que reciben y del abuso de Óscar Hernández, empleado del gobierno, quien convirtió en bodega el auditorio del Centro de Salud “José Rubí”, construido con esfuerzos de la red comunitaria. Intentamos conocer la versión de la doctora López, pero nos informaron que se encontraba en reunión.