•   Carazo, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Osvaldo Canizales, quien denunció hace cinco días el arresto de uno de sus hijos y la desaparición de otro, fue detenido con violencia este jueves en la ciudad de Jinotepe, lo esposaron a la tina de una camioneta policial y lo llevaron caminando casi de arrastras porque no lograba correr tanto como el vehículo.

El hombre fue liberado varias horas después por la Policía de Carazo, pero su caso desató protestas en las redes sociales, en donde los ciudadanos subieron videos mostrando cómo era arrastrado por la camioneta en movimiento.

 INSS pierde más de 80,000 afiliados

Canizales también expresó que el comisionado Pedro Rodríguez Argueta le pidió disculpas y le dijo que sancionaría a los policías que lo habían tratado mal.

“Él me dijo que si yo era el que hacía lanzamorteros, que si yo había participado en los tranques, pero eso es falso, yo les he dado la cara siempre, no tengo nada de que esconderme, porque yo soy inocente y ahora hasta mi barba es un delito, porque dicen que por qué me la dejé crecer la barba”, declaró Canizales, después de ser liberado.

El afectado dijo que da gracias a Dios por haberlo protegido en cada momento y aseguró que dentro de las celdas de Jinotepe no lo golpearon y que logró ver a su hijo, Vidal José Canizales, quien es acusado de varios delitos.

La detención

Una hija de Canizales relató que andaba con su papá pagando la gestión de una licencia de conducir, cuando varios policías siguieron la moto en la que viajaban, los rodearon y bajaron a su padre a golpes.

Ella logró hacer un video para mostrar la manera en que su padre era arrastrado por la patrulla.

“Miren cómo arrastran a mi padre, miren, él no es ningún delincuente, lo golpearon y se lo llevan sin orden de captura; ya no aguantamos más, es demasiado, se han ensañado con mi familia”, dice en medio del llanto la hija de Canizales, en el video que circuló en las redes sociales.

La familia sospecha que el arresto se debe a la denuncia que hicieron el lunes 6 de agosto en El Nuevo Diario, cuando Osvaldo Canizales y su esposa Aída Hernández relataron que desde el 12 de julio su hijo Geisson Canizales Hernández está desaparecido, y luego su otro hijo Vidal José fue sacado de su casa con violencia y lo acusan de terrorismo, crimen organizado, secuestro y torturas.

 Liberan a hombre que capturaron y arrastraron en Carazo

También señalan que Vidal José Canizales está siendo golpeado en la estación policial de Jinotepe, donde lo acusan de terrorismo, secuestro simple, torturas, entre otros delitos.

Osvaldo Canizales, quien reside en Diriamba, es reconocido como soldador y exguerrillero sandinista que luchó contra la dictadura de Somoza en 1979.

La denuncia

“Vivimos en zozobra”, manifestó Aída Hernández hace cinco días, indicando que no se explica por qué su familia es objeto de este tipo de represalias.

Hernández denunció también que su esposo Osvaldo Canizales ya había sido retenido e investigado, y a su casa habían llegado en tres ocasiones civiles armados encapuchados y policías para requisar, sin portar ninguna orden legal que justificara el allanamiento.

“Mi hijo (Vidal José) está en la Policía de Jinotepe, a él se me lo llevaron de mi casa. La Policía solo dijo que lo iban a investigar y que en 48 horas me lo iban a regresar. El susto de nosotros fue que al darse ese tiempo, ni siquiera nos avisaron que lo llevaron al juzgado a realizarle audiencia inicial acusado de un montón de delitos”, denunció Aída Hernández.

Afirmó que Vidal José “no es ningún delincuente” y que durante las protestas antigubernamentales, el joven continuó trabajando como cobrador de un microbús de la cooperativa Coodevo.

“Nunca anduvo metido en nada (protestas ni tranques), todo lo que están haciendo con él es injusto”, relató la madre, explicando que decidió hacer la denuncia pública cuando supo que Vidal José está siendo golpeado en la cárcel, tal como él le contó a su esposa, Alba Ortiz Sandino, quien también presentó una queja ante el jefe de la Policía Nacional de Carazo.

Vidal es acusado de ser coautor de secuestro simple, crimen organizado en concurso real del delito de entorpecimiento de servicio público y tortura en perjuicio del Estado de Nicaragua y José Roberto Castro Flores y José Antonio Palacios Velásquez, ambos trabajadores de la Alcaldía de Diriamba.

“No hay pruebas que condenen a mi hijo en nada, la Policía presenta unos videos donde solo se ven los pies de varias personas, como pruebas de que mi hijo andaba en eso, pero nunca anduvo (en marchas ni tranques)”, aseguró Hernández.

Sobre el destino de Geisson, “varias personas me dijeron que se lo habían llevado en una camioneta por el lado del barrio La Libertad”, relató Osvaldo Canizales.

 Luis Almagro habla de ataque a la UNAN en Cumbre Internacional de Jóvenes Líderes

“A mí me están acusando de fabricar lanzamorteros, solo porque soy soldador. Ya revisaron mi casa hasta el último rincón y no han encontrado nada, ya me presenté a la estación policial y ellos me tomaron fotos de frente y de lado”, relató Osvaldo hace cinco días.

“Yo no tengo miedo porque soy inocente”, enfatizó Osvaldo Canizales. “Quiero que dejen libre a mi hijo Vidal y que me den razones de Geisson; vivos se los llevaron y así me los tienen que entregar”, enfatizó el padre del muchacho y agregó que tuvo que sacar del país al hijo menor, por temor de que también sea arrestado.