•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Nicaragua aún no acata las medidas cautelares que algunas comunidades indígenas recibieron desde hace tres años a causa de la agresión que reciben por parte de colonos que invaden sus tierras. 

María Luisa Acosta, coordinadora del Centro de Asistencia Legal a Pueblos Indígenas (Calpi), indicó que en 2015 la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) otorgó medidas cautelares para las comunidades indígenas: La Esperanza, Santa Clara, Wisconcin y Francia Sirpi, del pueblo indígena Miskitu de Wanki Twi-Tasba Raya, en el municipio de Waspam, en la Costa Caribe Norte. Y, en 2016, para las comunidades El Naranjal y El Cocal, del territorio indígena Wangki Li Aubra. 

Para Acosta, el no acatar y reconocer las medidas cautelares es ignorar el problema de las invasiones de tierras de los indígenas y afrodescendientes, lo que provoca la violación de los derechos de estas personas.

 “El Gobierno jamás aceptó que había y hay una invasión, su posición siempre fue que hay peleas entre ellos (los indígenas) y que es mentira la invasión”, dijo. 

Agregó que, además de no cumplir las medidas cautelares, han atacado a Lottie Cunnigham y Juana Bilbano, miembros de Cejudhcan y  defensoras de derechos humanos en la Costa Caribe. 

Acosta afirmó que las medidas fueron declaradas para prevenir  situaciones de inminente peligro. 

“Hay que establecer un dialogo entre el amenazado y el Estado, porque este último tiene la obligación de proteger a los ciudadanos. La actitud ha sido de que en los pueblos indígenas no hay ningún problema”, afirmó.

Según un informe sobre los derechos de los pueblos indígenas y afrodescendientes, publicado en 2017 por la Alianza de los Pueblos Indígenas y Afrodescendiente de Nicaragua (Apian), el  Cejudhcan contabiliza desde mediados del 2015, 22 personas asesinadas, 40 gravemente lesionadas, 25 secuestradas y  cuatro desaparecidas en el contexto de las invasiones de tierras por colonos. 

Dicho informe indica que el Estado de Nicaragua entre los años 2005 y 2017 ha realizado la titulación de 23 territorios indígenas, cuya extensión de tierras representan el 32% del territorio nacional y el 56% de la Costa Caribe de Nicaragua. 

“Sin embargo, el Estado no ha honrado plenamente estos títulos de propiedad colectiva al no haber iniciado la etapa de saneamiento”, precisa el documento. 

Continúa invasión

Juan Pablo Pérez, presidente del territorio Mayagna Sauni Bu, aseguró que los colonos siguen dentro de los territorios y amenazando. 

Precisó que trabaja en informe sobre el avance de las invasiones en sus tierras, el tráfico de droga y de armas, robo de ganado, entre otros. 

Aseguró que con el estallido de la crisis social ha proliferado la invasión de tierras por parte de colonos. 

“Para constatar eso, estamos programando una vista con una comisión y tenemos un aproximado de las personas que se están moviendo en la zona”, detalló. 

En abril de este año, Gustavo Sebastián Lino, presidente del gobierno territorial Mayagna Sauni As, denunció a El Nuevo Diario que más de 300 manzanas de bosques en la zona núcleo de la reserva de biosfera Bosawás, fueron destruidas por preparar 190 manzanas para fines agrícolas. 

Añadió que hasta ese momento había unas 197 familias de forma ilegal asentadas en su territorio.