•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • ACAN-EFE

Un hombre al que la Policía de Nicaragua arrastró por las calles de una ciudad después de detenerlo denunció hoy que es víctima de acoso policial, debido a que las autoridades lo señalan de oponerse al Gobierno del presidente Daniel Ortega.

"Me siento acosado, ya son 5 a 6 veces que la policía ha venido a revisar mi casa (...) mis hijos, uno está desaparecido, otro está preso", dijo Oswaldo Canizales, en redes sociales. Canizalez se hizo conocido ayer jueves en un vídeo viral, en el que se observa cómo un grupo de agentes lo esposa a un vehículo de policía y luego lo arrastra por una calle de la ciudad de Jinotepe, Carazo, para después liberarlo.

Lea: Arrestan en Carazo a hombre que denunció desaparición de un hijo y detención del otro

El caso de Canizales se da en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado entre 317 y 448 muertos desde el 18 de abril pasado, aunque Ortega reconoce 197. "Me dijeron que me iban a mandar al Chipote por terrorismo", afirmó Canizales.

"Me dijeron que me iban a mandar al Chipote por terrorismo", afirmó Canizalez.

Según Canizales, la Policía lo arrestó tras 6 denuncias "por terrorismo" en su contra, las que asoció con las conocidas "listas de los CPC (Consejos del Poder Ciudadano)", donde los simpatizantes del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) apuntan nombres de personas que no están de acuerdo con el Gobierno, para que sean arrestadas.

Más: Padres denuncian: un hijo desaparecido y otro preso

"Yo era sandinista hasta morir, pero con esto que me hicieron, renuncio. No estoy de acuerdo con la manera de actuar de la Policía, aquí caminas inseguro, si uno tiene un taller, es terrorismo", dijo el propietario de una factoría metálica.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua de "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias", lo que el presidente Daniel Ortega ha negado.

La CIDH ha advertido que Nicaragua vive una "tercera fase" de la represión gubernamental, "más ruda, más explícita y burocrática", que es la "criminalización de manifestantes".

Mike Pence denuncia ante el Vaticano violencia en Nicaragua en especial contra iglesia católica

Nicaragua atraviesa la crisis más sangrienta desde la década de 1980, también con Ortega como presidente. Las protestas contra el Gobierno comenzaron el pasado 18 de abril por unas fallidas reformas a la seguridad social y se convirtieron en un reclamo que pide la renuncia de Ortega, y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, después de 11 años en el poder, con acusaciones de abuso y corrupción en su contra.