•   Estelí  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un poco más de  veinte  mil dólares en pérdidas materiales directas han generado en Estelí, las invasiones de terrenos privados, según dieron a conocer dueños de lotificaciones y urbanizadoras de El Diamante de Las Segovias.

De acuerdo a datos preliminares los precaristas destruyeron parcialmente,  y en otros casos totalmente, cercas, portones y otra infraestructura que existían en los terrenos ahora invadidos.

Las tomas de tierra se han extendido al municipio esteliano de Condega.

En el caso de Estelí, el alcalde Francisco Valenzuela en nombre del Concejo Municipal, ha emitido varios comunicados en los que asegura no respaldar las invasiones de propiedad privada o áreas verdes que son públicas.

Algunas invasiones se han producido en terrenos próximos a la ribera del río Estelí, en donde según la alcaldía no son habitables porque cuando llueve fuerte las correntadas las inundan.

Otros terrenos son áreas destinadas a pequeños parques ecológicos en los que las empresas que prestan servicios básicos como agua y luz no pueden instalarlos porque no son accesibles, según el gobierno municipal.

En el municipio de Estelí 

La Comisión Departamental de Seguridad que preside el profesor Álvaro Moncada, registra  en el municipio de Estelí cerca de 60 manzanas de tierra invadidas. 

Unas 37 manzanas son propiedad de la familia Herrera, obtenidas como herencia de sus antecesores. 

Otros  afectados son los miembros de una lotificación que representa Alejandro Salgado y la familia Talavera.

En Condega

En  Condega los invasores también han ingresado en propiedades, pero se desconoce la cifra exacta del área afectada. Tanto el alcalde de Estelí, Francisco Valenzuela,  como el de Condega, Jairo Avilés dicen ser conscientes de la necesidad de viviendas que tiene habitantes  de ambas localidades pero existen proyectos para la compra de terrenos y entregarlos financiados. Aseguran que la situación de inestabilidad ha provocado retraso en  los planes de entrega de estos terrenos para viviendas.

Las tomas de tierra se han extendido al municipio esteliano de Condega. Archivo\END

Las invasiones de junio

A inicios de junio,  más de 250 precaristas invadieron unas 36 manzanas de una  propiedad de la familia Herrera. Son áreas productivas tradicionalmente destinadas a la siembra de tabaco. En esta propiedad, además de destruir  unos galerones destinados al secado de las hojas, retrasaron la preparación del suelo porque los precaristas levantaron champas de madera y plástico.

Otros propietarios  de lotificaciones y urbanizadoras han sido afectados en aproximadamente 60 manzanas de tierra.

Más amenazas 

En las últimas tres semanas las invasiones se han detenido, pero se conoce de amenazas de apoderarse de  450 manzanas destinadas a la actividad agropecuaria   en Estelí, en Condega y Pueblo Nuevo.

Se conoce que hasta ahora han sido desalojados por los propietarios dos terrenos, uno ubicado en las cercanías del barrio Luz y vida, y otro próximo al sector conocido como  Villa Sandino.

No obstante unas veinte familias que invadieron terrenos en el sector  conocido como Las Malvinas, al suroeste de la ciudad de Estelí,  señalaron que han buscado a las autoridades locales para transar un acuerdo de compra-venta de un área de un poco más de una manzana de tierra, pero que no lo han alcanzado.

Otros terrenos son áreas destinadas a pequeños parques ecológicos en los que las empresas que prestan servicios básicos. Archivo\END

Sin embargo una fuente de la alcaldía esteliana comunicó que  en asuntos de toma de propiedades privadas  invadidas no puede intervenir la comuna. Aclaró que desde hace varios años el Concejo Municipal emitió una resolución donde prohíbe las tomas de terrenos que son del sector privado porque la Alcaldía ya no posee áreas.

Los terrenos destinados a áreas verdes, que son públicos,  han sido tomados por varios precaristas y estos junto con el área privada de Las Malvinas no son aptos para vivir porque se inundan.