•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Carlos José Talavera González, de 43 años, fue encontrado con dos impactos de balas en el porche de una pulpería, frente a una parada de autobús del barrio Venezuela, la mañana de ayer.

Familiares afirmaron que el cuerpo sin vida de Talavera González presentaba un  impacto de bala en la parte superior de la nariz y otro en uno de los costados.

 Según Génesis Talavera, su tío trabajaba como chofer de ruta en una empresa avícola y regresó a casa a eso de las 6:00 de la tarde, luego salió con un amigo a bordo de una moto y no supieron más de él.

“Salía en ocasiones después del trabajo. Como sabe la situación en el país está peligrosa para andar a altas horas de la noche, pero como mi tío es una persona mayor, no se le podía decir nada”, dijo las sobrina de la víctima.

Los familiares comentaron que no supieron si Talavera González había retornado a casa porque no escucharon ruido cuando abría el portón.

Informan a familiares 

“A las 7:25 de la mañana estaban cuatro policías en la casa y le dijeron a mi mamá si podía acompañarlos a la estación porque necesitaban hablar un asunto acerca de mi tío… Me acerqué y les pregunté que si había algún problema. Fue cuando a mi mamá le dijeron que habían encontraron a mi tío muerto. Un oficial de investigación mostró una fotografía y mi mamá confirmó que se trataba de él”, afirmó Génesis.

Los familiares pusieron la denuncia y les entregaron un documento para que se presentaran al Instituto de Medicina Legal a retirar el cadáver para dar cristiana sepultura.

“En las redes publicaron imágenes de su cuerpo, estaba sin zapatos y el sitio estaba acordonado por la Policía. Tenía puesta una camisola, un pantalón  azul y tenía la camisa del uniforme del trabajo en una de las manos”, comentó la sobrina de la víctima.

Raro que no asalten

Mientras que Manuel Jiménez, propietario de una pulpería en el triángulo del barrio Venezuela, expresó que al abrir el negocio a eso de las 5:30 de la mañana, se encontró con la escena del hombre tirado en el suelo boca arriba.

“Me asusté porque a esa hora hay personas que buscan la parada de autobús para ir a sus trabajo. Y veo el cadáver y la Policía que tenía acordonada el lugar para realizar las investigaciones para esclarecer el caso”, dijo Jiménez.

El dueño de la venta expresó que esa parada de autobús es peligrosa porque siempre se dan asaltos a las personas que esperan la unidad de transporte.

“La verdad que no escuchamos disparos y lo raro es que en esa parada de buses no asalten”, Indicó el propietario de la pulpería.

Los familiares comentaron que los funerales se realizarán mañana en el cementerio general, además esperan que este crimen sea esclarecido y que los culpables paguen por este delito.