•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

El cardenal Leopoldo Brenes condenó durante su homilía dominical la muerte de un hombre ocurrida el sábado durante una manifestación contra el gobierno en Matagalpa y aseguró que desde la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), "se  hacen todas las gestiones posibles", para reanudar el diálogo.

“Es triste, es lamentable y condenable de nuestra parte. Un nicaragüense que fallezca sea de la tendencia (política) que sea, siempre es un dolor para Nicaragua y es condenable”, reiteró en declaraciones a los periodistas.

Miles de personas participaron este sábado en multitu-dinarias marchas a nivel nacional para pedir la liberación de los “presos políticos” en Nicaragua, detenidos y acusados por protestar contra el gobierno del presidente Daniel Ortega desde el 19 de abril.

Una marcha que se realizó en Matagalpa fue atacada a balazos y murió una persona con impactos de bala en el tórax, que en medios oficialistas fue identificado como el militante sandinista de nombre Lenín Mendiola.

"Era miembro de una familia con la cual tenía cercanía. Conocí a esa familia de Matagalpa durante 13 años que estuve allí (como obispo), tuve la cercanía con las personas. Mi oración y mi cercanía a la familia Mendiola, igual con la familia de esta persona campesina que fue acribillado (Darwin Rostrán muerto en Mulukuku), es lamentable”,  manifestó Brenes durante la homilía dominical en la Catedral de Managua.

El cardenal agregó que desde la Conferencia Episcopal "se hacen todas las gestiones posibles para verlo (reiniciado el diálogo) lo más pronto posible, ojala que tengamos las respuestas positivas”, indicó.

El arzobispos de la arquidiócesis de Managua pidió “evitar epítetos que puedan enfrentar a las personas, es doloroso escuchar epítetos bien feos contra la otra personas, está aquel dicho: no quieras para los demás lo que no quieres para ti”.

Respecto a la reiterada negativa del gobierno de no acceder a la visita de la comisión integrada por el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA), el cardenal afirmó que “cada gobierno tiene su política y es libre de aceptar o no aceptar (la visita) de una comisión”.

“Según se dice, oyendo a algunos analistas políticos, esta comisión no necesariamente tiene que estar dentro trabajando, sino que también ellos tienen su metodología para recibir la información y apoyar (desde fuera del país)”, manifestó el líder católico.

Durante la homilía dominical el cardenal Leopoldo Brenes se refirió a una pregunta que le hiciera un feligrés sobre la importancia o no de que los cristianos se involucren en temas de la vida política del país, a lo cual el líder religioso dice que le respondió con un juego de palabras.

La feligresía católica se ha pronunciado también en las calles en apoyo al papel de los obispos por buscar una salida dialogada a la crisis en Nicaragua. ARCHIVO/ END“Me gustaría tener católicos políticos, no políticos católicos. Porque el católico que es político primero tiene su fe, y la ideología pasa a un segundo lugar: en cambio un político católico pone primero su pensamiento, su ideología política y en segundo lugar pone su fe”, explicó su respuesta el cardenal Brenes.

Al dirigirse a los feligreses que asistieron a la homilía, el cardenal agregó: “su servidor y los obispos somos obispos de los católicos independientemente de su filiación social o política. Y en este momento tenemos que fortalecer nuestra fe y tener actitudes ante el mundo y ante la problemática desde una actitud propia de hombres y mujeres de fe”.

Feligreses católicos asisten a homilía dominical en catedral de Managua. OSCAR SANCHEZ/ ENDBrenes llama a ser mensajeros de Paz

A los asistentes reunidos en la catedral metropolitana de Managua el cardenal Brenes los exhortó a no desanimarse ante la situación de crisis sociopolítica que vive el país, y más bien los llamó a levantarse y convertirse en mensajeros de paz.

“Ustedes tienen una vocación y es ser mensajeros de paz, de reconciliación y allí está el gran papel hoy para nosotros con nuestras vidas, con nuestras palabras, de ser esos verdaderos mesajeros... y hoy que vemos mucho desánimo, la palabra de Dios nos recuerda que hay que levantarse”, expresó el cardenal Leopoldo Brenes.

“Cuando nos sentimos morir y desfallecer, el señor nos dice levántate, el camino es largo, y necesitaremos esa fuerza, y esa fuerza la tenemos en Jesús, ese Jesús que es criticado, que es descartado… los judíos criticaban a Jesús, lo querían poner mal ante su pueblo… y le decían nosotros lo conocemos, acaso no conocemos a su padre y a su madre, es hijo de José y María, esto significaba descalificar a Jesús. Eso puede ser un problema, la descalificación”, agregó el cardenal Brenes.