•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Habitantes de los barrios orientales de Managua dicen sufrir asedio y persecución por encapuchados armados y agentes policiales, que a diferentes horas del día patrullan las calles y allanan viviendas en busca de personas que llevan anotadas en una lista.

“Calculo que se han llevado, al menos, a 30 personas de Villa Progreso y de aquí del barrio Georgino Andrade”, comenta en voz baja un ciudadano que solo se identificó como Juan, por temor a represalias.

 CIDH pide investigación imparcial de las muertes

En estos barrios, asegura el poblador, las personas ya no pueden permanecer en las puertas o aceras de sus casas por temor a ser requisados o detenidos, “aunque la persona no esté haciendo nada malo”.

Además de Villa Progreso y el barrio Georgino Andrade, los ciudadanos también reportan redadas en Villa Austria, 8 de Mayo, Villa Rafaela Herrera, Las Américas I y III; prácticamente toda la zona donde por más de un mes los pobladores mantuvieron barricadas en protesta contra el Gobierno. A Francisco Cantillano lo detuvieron hace una semana.

Contó que salió de su casa en Villa Progreso para ir a trabajar al mercado Iván Montenegro y antes de llegar a su destino fue retenido. “Me pidieron los papeles, los (policías) de la moto me registraron y me interrogaron que para dónde iba, qué iba a hacer y dónde vivía. Les dije que los trabajos estaban difíciles y que me dejaran ir, pero de forma prepotente uno me preguntó que, si querían, podía esperar 20 minutos o me podía tener una hora”, relató Cantillano, quien recordó que durante el tiempo que estuvo retenido los oficiales cargaban la escopeta para intimidarlo.

“Esto está horrible. No hay nadie que los detenga, todo lo hacen sin mostrarte una orden de captura, se meten a tu casa y no tenés derecho a reclamar, ni hay dónde denunciarlos”, comentó el habitante de Villa progreso.

Denuncias a diario

El asesor legal de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH), Pablo Cuevas, informó que diario reciben denuncias de personas que habitan en los barrios orientales de Managua y que la mayoría son por detenciones y asedio constante. “No solo son denuncias. Yo vivo en esa zona y veo muchas cosas. El continuo patrullaje, a veces de caravanas de camionetas de los distritos VI y VII y las detenciones ilegales.

Digo ilegales porque ya las autoridades suprimieron la Constitución de la República, el Código Penal y la misma ley de la Policía Nacional. Las órdenes de allanamiento y de captura ya no existen, se violentan domicilios y se hacen detenciones fuera de lo legal, sin que haya sanción a los agentes”, argumentó Cuevas.

 Obispos solicitan encuentro con el canciller Moncada

En la colonia Américas I se vive “una especie de estado de sitio”, afirmó un poblador que se identificó como Alan Fernández. “Acá es su principal pasadizo. Desde las 5:00 a.m. hasta como a la medianoche se pasean continuamente.

Se meten por la pista La Sabana y se vienen a la esquina del portón trasero de la Upoli (Universidad Politécnica). El viernes, como a las 9:00 p.m., aquí del portón del CDI Sol de Libertad una cuadra al norte le pegaron un balazo a uno (hombre) porque al verlos venir se corrió.

Luego, lo montaron a uno de los vehículos y se lo llevaron. ¿Y quién no se va a correr cuando ves venir a dos patrullas y dos camionetas civiles sin placas con gente armada y todos encapuchados?”, cuestionó Fernández. Otro vecino, que vive cerca del cuadro de beisbol, lamentó el ambiente de inseguridad en que viven a causa de operativos policiales.

En Rubenia, habitantes también dijeron a El Nuevo Diario que por la noche, los armados encapuchados y policías se ubican en el sector del paso a desnivel y requisan a los conductores sin ningún motivo.