•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Este 14 de agosto, los devotos leoneses evitarán celebrar por la noche la tradicional Gritería Chiquita por la Asunción de María.

El obispo de la Diócesis de León, monseñor César Bosco Vivas, anunció que la solemne eucaristía se adelantará una hora de lo acostumbrado y se desarrollará a las 4:00 p.m., en la patrimonial Basílica Catedral, y después de una hora procederá con el grito oficial de ¿Quién causa tanta alegría? Connie Bravo, una devota católica oriunda del barrio El Calvario, confirmó que por la situación de inseguridad que se está viviendo en el país, decidió, igual que otros miembros de su cuadra, celebrar la Gritería a las 12:00 del mediodía.

 Continúan redadas en barrios orientales

Bravo expresó que en los últimos meses se ha vuelto peligroso circular por las calles de León en horas de la noche. “No estamos en paz, no podemos andar en las calles porque no estamos seguros, por esa razón decidimos celebrar la Gritería de Penitencia al mediodía, porque no podemos exponer a las personas que andan en las calles, así como nosotros que estamos en nuestras casas”, señaló la señora Bravo.

Elena García, otra devota de la Virgen María en el barrio Sutiaba, expresó que por la situación sociopolítica que atraviesa el país, por primera vez celebrara estas fiestas al mediodía. “Es lo mejor, que la gente salga a gritar a las calles en horas del mediodía, es peligroso andar después de las 6:00 p.m.; nada está normal, las patrullas policiales y parapoliciales circulan por toda la ciudad y eso provoca pánico y desconfianza en la población”, expresó García, de 55 años.

La Gritería fue instaurada en 1947 por el obispo de ese entonces, Isidro Oviedo y Reyes, ante una serie de erupciones volcánicas del Cerro Negro. El religioso convocó al pueblo a unirse en oración a María y que erigieran altares con su imagen pidiendo por la culminación de las erupciones.

 CIDH pide investigación imparcial de las muertes

El padre Víctor Morales, párroco de la capilla San Pedro en Sutiaba y vocero de la Diócesis de León, afirmó que se cumplen 71 años de celebración de la Gritería de Penitencia, pero este año recobra su simbolismo primario de penitencia y oración.

“Queda a juicio de cada familia, elaborar el altar de la Virgen María en su hogar y queda a juicio de cada familia celebrar en el tiempo que disponga, sea al mediodía o en la noche; cada familia decide el momento que vivirá esta celebración, pero lo importante es unirse en este ambiente de oración y penitencia en honor a la Asunción de María”, dijo el padre Morales.

Señaló que se decidió conmemorar estas fiestas mucho más temprano que lo acostumbrado, debido a que se maneja esa tensa calma en el ambiente, y muchas actividades que se desarrollaban en horas de la noche se han adelantado por seguridad para que todos logren participar.

 Atacan marcha en El Viejo

“La diferencia de esta fiesta con años anteriores, es que ahora hay una intensión muy particular, pedir por la paz de Nicaragua y que las cosas se logren solucionar”, expresó el padre Morales.

Peregrinación al Cerro Negro

Jacinto Salinas, promotor turístico y miembro del comité organizador de la Peregrinación hacia el Cerro Negro, comentó que en este séptimo año de la actividad, contará con una participación superior a 200 personas.

Salinas también está de acuerdo que las actividades masivas se realicen temprano debido a la inestabilidad. “Las razones son obvias, por falta de seguridad pública para los ciudadanos que circulan por la ciudad, principalmente de los que llegan de las comarcas aledañas a León. Una parte de la feligresía católica, colocará a la imagen de la Virgen María en vela, aunque el obispo ha planteado que los ciudadanos la celebren de acuerdo a su tiempo disponible y posibilidades económicas”, dijo Salinas.