•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Ocho días después del hallazgo del cuerpo carbonizado de un hombre en una cajuela de un taxi, en la ciudad de León, el caso continúa sin esclarecerse. Se especula que el cadáver corresponde al de Félix Alberto Torres Machado, un ingeniero agrónomo, que comenzó trabajando como cadete de taxi hasta que logró adquirir su propia unidad. Torres Machado, de 49 años, era el segundo de siete hermanos.

Vivía solo en una propiedad heredada por sus padres en el barrio de Sutiaba. No tenía hijos. “Nunca le conocí problemas con ninguna persona, tampoco se conoció de que tenía deudas, le gustaba trabajar de noche porque ganaba más dinero, le daba el turno del día a otros cadetes de su confianza”, expresó su hermano Juan Antonio Torres Machado, quien también trabaja como taxista.

 Continúan redadas en barrios orientales

Juan Antonio recuerda que el pasado domingo 5 de agosto, horas antes de la tragedia, había conversado con su hermano sobre asuntos de trabajo. “La familia está angustiada, sobre todo mi mamá, queremos que el caso se aclare para salir de esta angustia, queremos saber si realmente es él (Félix Alberto), pero la Policía no dice nada”, expresó María Antonia Torres Machado, hermana de la víctima.

Petrona Machado, madre del taxista, comentó que todavía no le han confirmado que el cuerpo encontrado en el taxi corresponde a su hijo. “La policía vino a mi casa a decirme que van a realizar exámenes de ADN y para ello van a extraer una muestra de sangre a mí y a dos de mis hijos, para confirmar la identidad del cuerpo encontrado”, explicó Machado.

La Policía continúa las investigaciones, mientras el cadáver fue remitido al Instituto de Medicina Legal (IML) en Managua.

El hallazgo

El crimen, que ha conmocionado a la sociedad leonesa, ocurrió la madrugada del lunes, según versiones preliminares.

 CIDH pide investigación imparcial de las muertes

En horas de la mañana de ese mismo día, el hecho fue reportado a las autoridades policiales quienes se presentaron al camino que conduce a la comunidad de Lechecuagos, donde fue abandonado y quemado el taxi, placa LE312, propiedad de Félix Alberto Torres Machado.

El cadáver presentaba orificios de bala y vecinos del sector, en donde se produjo el hallazgo, aseguraron haber escuchado detonaciones en horas de la madrugada.