•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La organización opositora Movimiento por Nicaragua denunció hoy haber sido víctima de un robo de información por sujetos desconocidos, que dejaron un mensaje del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), en medio de una crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos desde abril.

"Entraron por atrás de las oficinas, rompieron el candado, no se robaron nada, básicamente documentos, venían buscando información, y dejaron un mensaje", dijo el director ejecutivo de Movimiento por Nicaragua, José Antonio Peraza, a periodistas.

El mensaje dejado en la pared por los desconocidos, dice: "Ojo, mi comandante se queda", junto a las iniciales del oficialista FSLN, a manera de firma, según el denunciante.

También: CIDH pide investigación imparcial de las muertes

Entre los documentos sustraídos están los que guardaban las computadoras en sus discos duros, que desaparecieron, detalló Peraza.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha advertido que Nicaragua vive una "tercera fase" de la represión gubernamental, "más ruda, más explícita y burocrática", que es la "criminalización de manifestantes".

Para la CIDH, la primera consistió en agresiones a protestas callejeras, y la segunda, fue de ataques armados contra ciudades rebeldes, todas con saldos mortales.

Lea: Gobierno propone reducir gastos
Lea: Denunciarán ante la OPS los despidos de médicos

La CIDH y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) han responsabilizado al Gobierno de Nicaragua de "asesinatos, ejecuciones extrajudiciales, malos tratos, posibles actos de tortura y detenciones arbitrarias", lo que el presidente Daniel Ortega ha negado.

Nicaragua atraviesa una crisis sociopolítica que ha dejado entre 317 y 448 muertos, de acuerdo con cifras de entes humanitarios locales, la más sangrienta desde 1980, con Ortega también como presidente, quien únicamente reconoce 195 fallecidos.

Las protestas contra Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, comenzaron el pasado 18 de abril pasado, por unas reformas de la seguridad social que finalmente fueron derogadas pero que se convirtieron en un movimiento que pide su salida.