•   Estelí, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La pena máxima constitucional de 30 años de cárcel aplicó la tarde de este lunes una jueza de Estelí a Rommel José Jiménez Ponce, quien antes fue  encontrado culpable por asesinar en complicidad con su sobrino, a la niña de 12 años Yésbeling María Espinosa Calero, bajo la figura delictiva de femicidio en conexidad con asesinato.

En tanto a Yorbin José García López, la jueza de distrito penal especializada en violencia, Lesbia Malena Tinoco Castellón, le aplicó una pena por veinte años por asesinato con conexidad con femicidio, argumentando que el joven no tenía antecedentes al momento de ser procesado por los delitos por los que ahora ha sido condenado.

Además la juez determinó que durante el juicio Yorbin estuvo presionado por Rommel, por el hecho de tener mayor cantidad de años que él y ser su tío.

No obstante la señora Flor Adelina Espinosa, madre de la víctima, señaló que no está satisfecha con la resolución de la judicial y esperaba que la pena fuera de 30 años de presidio para ambos.

El abogado Edgar Arauz, quien hace de acusador privado, señaló que junto con la Fiscalía Procederán a introducir un recurso de apelación ante el tribunal de alzada inmediato porque según dijo los dos condenados tienen iguales responsabilidades porque inclusive Yorbin, que es pariente cercano de Rommel bien pudo evitar tanto la violación como el asesinato de la niña.

Los hechos sucedieron en la comunidad Los Llanos, ubicada a quince kilómetros al sur de la zona urbana del municipio esteliano de Pueblo Nuevo.

Según la versión del Ministerio Público y el abogado acusador privado, el 24 de noviembre del año pasado, con la complicidad de una adolescente amiga de los reos, la niña Yésbeling María fue llevada con engaño a un paraje solitario y luego que Rommel la violó, le dio un machetazo en la cabeza que la dejó entre la vida y la muerte.

Luego Rommel le dijo a Yorbin que la rematara con un garrote y posteriormente ataron con un alambre de púas el cuerpo de la víctima a una piedra de 92 libras de peso y lo lanzaron a un pozo en construcción con el afán de que todo quedara en la impunidad.

Fue hasta el 20 de febrero de 2018 que fue encontrado el cuerpo de la niña en el pozo mencionado, debido a que un grupo de obreros ese día continuarían los trabajos.

Flor Adelina Espinoza, madre de la niña abusada y asesinada en Estelí, apelará a la decisión de la judicial porque quería la pena máxima para los dos acusados. Máximo Rugama/ END

Cabe recordar que cuando Yorbin fue capturado por las autoridades policiales admitió ante los medios de comunicación que había participado en el frío crimen contra la niña.

Mientras que Rommel José Jiménez Ponce, alias El Zopilote, luego de publicar un video por las redes sociales, aduciendo que se presentaría ante las autoridades, se entregó  a la Policía Nacional la tarde del domingo 11 marzo por intermediación de su propia madre, Elsa Jiménez.

Por su parte, el abogado Néstor Enrique González Flores, defensor privado de Rommel Jiménez Ponce, además de criticar el proceso y considerar que en el juicio hubo una serie de vacíos, calificó de desproporcionada la pena.

También explicó que según su punto de vista en el juicio no hubo pruebas contundentes que acreditaran culpabilidad por que indicó que apelará a la pena en el tiempo establecido.

No se pudo conocer la versión del defensor público que representó a Yorbin pues estos han asegurado que no están autorizados para brindar declaraciones a los periodistas.

En tanto, varias organizaciones de mujeres que apoyan a los familiares de la víctima dijeron que los indicios y las evidencias que incriminan a los reos abundaron en el proceso e inclusive se determinó que Rommel engañó a la niña para sostener una relación de noviazgo con él pese a ser mucho mayor que la menor.

Claudia Rayo, en representación de la Fundación Entre Mujeres, que aglutina más de 400 pequeñas y medianas productoras en el norte del país, dijo que como fundación dan acompañamiento a la familia y principalmente a la señora Flor Adelina y consideran que la pena de 30 años debió ser para ambos.

“No obstante nosotras sostenemos que la jueza a cargo de este caso ha sido beligerante y ella sabrá por qué aplicó penas diferentes”, consideró.

En tanto que Flor Adelina, madre de Yésbeling María, quien el año pasado concluiría sus estudios de enseñanza primaria en la Escuela Guardabarranco de la comunidad Los Llanos, jurisdicción de Pueblo Nuevo-Pueblo Nuevo, pidió a las autoridades judiciales y policiales que procesen a la adolescente de quince años de iniciales M.E.D, quien sirvió de cómplice para que Rommel se aproximara a la niña asesinada.

Flor Adelina, señaló que inclusive alias "El Zopilote" le daba dinero a esa adolescente para que le asegurara algunas regalías a la niña, y le dijera que Rommel se las mandaba y que le gustaba como novia.