•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las universidades públicas de Nicaragua aún no logran “normalizar” el ciclo académico y administrativo que fue suspendido desde abril pasado, cuando iniciaron las protestas contra el Gobierno encabezadas por estudiantes.

 Criminalización de médicos, sin precedente en la región

En Managua, los recintos de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), de la Universidad Nacional de Ingeniería (UNI) y  la Universidad Nacional Agraria (UNA) se encuentran cerrados y sin visos de anunciar una posible reanudación de clases.

A través de un comunicado, la UNA aclaró que “no ha definido ninguna fecha para el reinicio de las clases en la modalidad presencial” y la UNAN enfatizó que tanto el recinto central en Managua como las Farem en Estelí, Matagalpa, Carazo y Chontales, permanecerán cerradas hasta nuevo aviso.

Rebeldía en León

En occidente, donde la UNAN-León y sus sedes regionales ya reactivaron el calendario académico, la asistencia a clases es baja, pues los estudiantes aglutinados en el Movimiento Universitario 19 de Abril se han declarado en desobediencia académica.

Yerri Estrada, estudiante de Medicina y miembro del Movimiento Universitario 19 de Abril en León, expresó que más del 60% de los estudiantes de Odontología han retirado matrícula, inconformes por el calendario académico que redujo a su máxima expresión los distintos planes de estudio.

 Policía presenta a acusados de matar a Mendiola

Estrada comentó que por lo general son los nuevos ingresos los que han acudido a las aulas de clase. “Una buena cantidad de estudiantes que iban mal en clases han retornado con el objetivo de salvar el año académico, le están poniendo en bandeja de plata con solo anotarse, tener asistencia y lograr pasar los módulos”, expresó.

Rodolfo Mairena, vocero de la UNAN-León, afirmó que desde el 28 de julio que se reanudó el calendario académico, se ha venido aumentando poco a poco la asistencia de los estudiantes a las distintas carreras que ofrece dicha alma mater. Aseguró que en los centros regionales de Somoto, Somotillo y Jinotega, la asistencia ha estado en un 90%.

Mairena precisó el porcentaje de estudiantes que ha retornado a las aulas de clase en los recintos de la cabecera departamental es superior al 70%. En el caso de retiros de matrícula, dijo que el alma mater registra 1%, y se concentra en la carrera de Odontología.

 Ortega admite que daño a economía obliga a reducir presupuesto

“Las autoridades universitarias están intentando darnos aires de normalidad, pero no es así, llegamos a la universidad y vemos que la situación no está nada normal, hay un sinnúmero de personas que no son de la universidad y que circulan en el interior de los recintos”, dijo Amaya Coppers, dirigente universitaria, quien denunció que se está intentado “militarizar” la universidad.

“Exigimos la destitución de las autoridades universitarias comenzando por la rectora Flor de María Valle y de los dirigentes estudiantil que no nos representan, que se respete los estatutos internos”, expresó la líder universitaria, quien confirmó que las protestas van a continuar y que están conscientes de que una mayoría de estudiantes van a perder el año lectivo por reclamar sus demandas.