•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Centenares de personas se lanzaron a las calles este martes al mediodía a recorrer los distintos altares para conmemorarse el 71 aniversario de la instauración de la Gritería Chiquita o de Penitencia, en honor a la Asunción de María, en la ciudad de León.

Esta tradición mantiene su significado de fe, pero a diferencia de años anteriores y debido a crisis sociopolítica que se vive en el país a partir de abril, muchos católicos optaron por al mediodía y no en horas de la noche como era tradicional. 

Te interesa: Nicaragüenses celebrarán en Miami la Gritería Chiquita

Los distintos templos católicos sonaron sus campanas al mediodía, además se apreció bastante quema de pólvora.

El obispo de la Diócesis de León, monseñor Cesar Bosco Vivas, orientó a la feligresía que lo importante es celebrar este 14 de agosto con plegarias, pidiendo por la paz y estabilidad del país, independientemente de la hora en que se haya establecido para salir a las calles a gritar.

 Atacan marcha en El Viejo

En los barrios del centro histórico de León, fue notoria la cantidad de personas que recorrían las calles, visitando los altares de los hogares católicos que decidieron abrir sus puertas al mediodía.

Otros feligreses se aventuraron al Volcán Cerro Negro y participaron de la séptima peregrinación de la Asunción de María, donde se realiza el novenario de la Purísima.

Reina Centeno, una habitante del barrio San Felipe salió con sus dos hijos a las calles para participar de la celebración de la Gritería Chiquita.

Diputados de Nicaragua aprueban reforma al presupuesto que recorta C$4 mil millones

“Es un día especial que todos debemos de celebrar, lo hacemos al mediodía porque las calles de noche son peligrosos, pedimos por la paz verdadera”, resaltó Centeno.

La Gritería fue instaurada en 1947 por el obispo de ese entonces, Isidro Oviedo y Reyes, ante una serie de erupciones volcánicas del Cerro Negro. El religioso convocó al pueblo a unirse en oración a María y que erigieran altares con su imagen pidiendo por la culminación de las erupciones.