•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La periodista Aurora Leytón Morales, corresponsal de radio Corporación en la ciudad de Matagalpa, y el periodista Gerall Chávez del canal Vos TV, denunciaron este martes amenazas y asedio de grupos simpatizantes del Gobierno.

Leytón Morales presentó su caso ante el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), afirmando que los actos intimidatorios han comenzado a poner en riesgo la seguridad de su familia, y los interpreta como un intento de acallar las voces de los periodistas independientes que dan seguimiento a la crisis sociopolítica del país que ha dejado, al menos, 318 muertos desde abril.

"Me han amenazado por reportar lo que sucede en Matagalpa, pero ahora me preocupa que están acusando a mi hijo de transportar armas y de andar señalando a los militantes del Gobierno, cuando todo eso es mentira", dijo Leytón Morales.

Añadió que también están formulando acusaciones contra su mamá, su cuñada y su sobrino, entre otros familiares.

La madre de la periodista, Silda Morales Blandón, declaró que participó en algunas marchas antigubernamentales en Matagalpa sin imaginar que ejercer el derecho ciudadano a manifestarse pacíficamente “era malo”.

Morales narró que los primeros ataques fueron verbales, de personas que pasaban por su casa gritándole “golpista” y después pasaron del acoso a las amenazas.

Leytón Morales, quien tiene 30 años de ejercer el periodismo, explicó que ella y sus familiares fueron incluidos en una lista de personas calificadas como “golpistas”, vinculándoles a actos delictivos.

La lista es difundida a través de redes sociales, y lo más grave para la periodista, es que se les está criminalizando.

El abogado del Cenidh, Juan Carlos Arcia, dijo que las amenazas de los operadores políticos del Gobierno son un serio riesgo para la vida de las personas y un delito que las autoridades policiales deberían atender.

Marcan casa

El periodista Gerall Chávez, de Vos TV Canal 14, también denunció este martes amenazas de partidarios del Frente Sandinista (FSLN) que dejaron en las paredes de su casa los mensajes: “Plomo”, “No olvidamos”, “FSLN”.

Chávez, quien vive en El Rosario, Carazo, considera que esta “es una manera de intimidarme a mí y a mi familia, por el trabajo que he estado haciendo desde que inició la crisis; la gente de Carazo y los funcionarios me conocen, yo no he estado mintiendo, lo que la gente está sintiendo, viviendo, eso es lo que hemos presentado”.

Chávez asegura que en los últimos tres meses ha recibido amenazas constantes, a través de cuentas falsas en redes sociales, por su trabajo en Vos Tv y como administrador de la página de noticias Carazo Hoy, en la que ha denunciado violaciones de derechos humanos cometidas en el contexto de la crisis.

Óscar Sánchez espera que la Policía le extienda la constancia de la denuncia que presentó por robo. Bismark Picado\END

El periodista informó que denunciaría las amenazas ante organismos de derechos humanos, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIHD) y la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas.

“Siempre hay temor, miedo, como todo ser humano; miedo por mi familia, mi mamá está nerviosa y preocupada, yo sé muy bien que mi trabajo es un riesgo, pero al fin de cuentas es mi trabajo y seguiré informando sobre la crisis”, declaró.

Policía niega copia de denuncia a fotorreportero

Autoridades del Distrito Uno de la Policía Nacional negaron la copia de una denuncia por robo, presentada por Óscar Sánchez, fotorreportero de El Nuevo Diario.

El robo ocurrió el pasado 10 de agosto, en el sector del Gancho de Caminos, mercado Oriental, cuando Sánchez daba cobertura al retorno de la imagen de Santo Domingo de Guzmán a Las Sierritas.

El fotorreportero narró que cuando los delincuentes lo despojaron del lente Canon 300 milímetros, valorado en US$800, acudió al distrito policial a presentar la denuncia. Ese mismo día solicitó la copia del documento, un derecho al que tiene todo ciudadano, pero le dijeron que regresara el lunes13 agosto.

“Fui a la Policía el lunes y me dijeron que no podían darme copia de la denuncia porque la tenía el jefe de la Dirección de Auxilio Judicial de ese distrito. Ese documento lo necesito como respaldo del robo del que fui objeto”, declaró el reportero gráfico, a quien los oficiales le indicaron volver en 15 días sin explicarle por qué la retardación del trámite.

Sánchez relató que el robo se produjo cuando realizaba fotos entre la multitud que acompañaba a Santo Domingo. Los delincuentes le arrebataron el equipo de trabajo y él recurrió de inmediato a policías que estaban cerca, quienes lo dijeron que solo actuarían si iba primero a poner la denuncia formal.