•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La familia del mayor en retiro del Ejército de Nicaragua Tomás Ramón Maldonado Pérez, secuestrado hace trece días por encapuchados armados en Managua, exige a las autoridades información que les permita conocer su paradero.

Han visitado hospitales, cárceles y hasta la morgue, pero en ningún lugar les han dado razón, denunciaron.

“Desde el 2 de agosto se lo llevaron y no hemos sabido nada de él. Nos preocupa demasiado que nadie dé razones. Es espantosa esta situación”, dijo Julia Balbina Bermúdez ante organismos de derechos humanos a los que ha acudido en busca de apoyo.

Bermúdez sostiene que el asedio contra Maldonado inició porque este se negó a participar en acciones represivas contra los manifestantes antigubernamentales y, en cambio, acudía a los tranques para orar. Fue tildado como “traidor”, sostuvo. Además de exmilitar, Maldonado hasta 2011 ocupó el cargo de secretario político del FSLN en Diriamba.

Brenda Maldonado contó que a su padre lo han buscado en hospitales y delegaciones policiales de Ciudad Sandino, Diriamba y Jinotepe. Ya acudieron al Instituto de Medicina Legal y todos los días visitan la Dirección de Auxilio Judicial Nacional, pero en ningún lugar las autoridades les han brindado información.   

“Nos preocupa (no saber del paradero de Maldonado) porque él padece de diabetes. Estaba descompensado por las amenazas y se fue a la casa de su hija en Los Brasiles en Managua, y de ahí se lo llevaron. Tememos que le suceda algo, en especial por su problema de salud”, comentó Bermúdez.