•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El Gobierno de Colombia rechazó ayer tener “intereses golpistas” en Nicaragua, como lo insinuó el presidente Daniel Ortega, quien dijo que no descartaba que la nación sudamericana apoyara grupos que actúan dentro y fuera del país para derrocarlo.

La Cancillería colombiana refutó las declaraciones de Ortega, hechas el pasado lunes durante el 38 aniversario de la Fuerza Naval, en las que afirmó que el país sudamericano tiene intereses golpistas en la crisis política que afronta el país.

“El Gobierno colombiano fundamenta sus actuaciones frente a Nicaragua y otras naciones en el marco de sus obligaciones como firmante de la Carta de la Organización de Estados Americanos (OEA) y de la Carta Democrática Interamericana”, agregó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En ese sentido, agregó que “seguirá actuando en defensa de la democracia, con total respeto de las decisiones que se tomen en la OEA y en cumplimiento de los principios propios del Sistema Interamericano de Promoción, Defensa y Protección de los Derechos Humanos”.

Colombia también ha impulsado en la OEA diferentes resoluciones que condenan la represión gubernamental en Nicaragua, y es, incluso, uno de los 12 países que conforman un grupo de trabajo creado para “coadyuvar al proceso de diálogo nacional en Nicaragua, incluyendo medidas de apoyo, acompañamiento y verificación”.

En su señalamiento contra Colombia, Ortega también dijo que le llamaba la atención que el nuevo presidente, Iván Duque, hiciera su primer viaje como gobernante al archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, que disputó Nicaragua, y en donde reafirmó la soberanía colombiana.

“No dudaría que los golpistas le estén ofreciendo a Colombia anular ese fallo y se quede con todo ese mar territorial a cambio de que se meta de lleno en la conspiración golpista”, sostuvo Ortega.

Colombia reiteró “el rechazo a los actos de represión ejercidos por las fuerzas del Gobierno de Nicaragua contra la sociedad civil”.

El litigio de Colombia y Nicaragua por la delimitación de sus aguas en el mar Caribe se mantiene pese a que en noviembre de 2012 la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, redefinió la frontera marítima entre ambos países, fallo con el que Nicaragua ganó territorio.

Lea: Cronología del conflicto territorial entre Nicaragua y Colombia

Dicho fallo fue considerado “inaplicable” por Colombia porque los límites del país no pueden ser modificados por terceros sino por el Congreso. En 2013, Nicaragua presentó dos nuevas demandas, las cuales fueron contestadas por Colombia y aceptadas por la CIJ y, según ha dicho el nuevo canciller, Carlos Holmes Trujillo, es un tema sobre el cual se analizarán luego “todas las implicaciones y la situación actual”.

Desde el pasado 18 de abril, Nicaragua está sumergida en una crisis sociopolítica que ha dejado, según diferentes organizaciones pro derechos humanos, entre 317 y 448 muertos, aunque el Gobierno cifra las víctimas en 198.