•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Familiares de las personas que han sido detenidas en el contexto de la crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua desde el pasado 18 de abril, realizan un plantón en los Juzgados de Managua para pedir su libertad.

La manifestación se realiza mientras dentro de los juzgados se lleva a cabo la audiencia inicial de los miembros de Movimiento Campesino, Medardo Mairena y Pedro Mena y Silvio Pineda, quienes son acusados de varios delitos, entre ellos terrorismo. 

Lea: Juzgado cierra puertas a la CIDH

En el plantón también se hicieron presentes miembros de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, quienes piden “libertad para los presos políticos”.

Miembros de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Naciones Unidas /ONU) también se encuentran en los juzgados de Managua para intentar ingresar a la audiencia de Medardo Mairena, Pedro Mena y Silvio Pineda. 

Lea: Acusan a Medardo Mairena de criminal  

“Hemos pedido permiso para entrar en esta audiencia que debería de ser publica pero hasta el momento no nos han dado respuestas”, detalló a medios de comunicación un miembro del el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni). 

Medardo Mairena y Pedro Mena fueron detenidos por miembros de la Policía Nacional el pasado 13 de julio en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino de Managua.

En medio de un ambiente de mucha tensión se realiza la audiencia inicial  para los líderes campesino Medardo Mairena, Pedro Mena y Silvio Pineda. 

Hermano de Medardo Mairena: lo han torturado y no permiten que un médico lo examine

A la audiencia solo fue permitido el ingreso de los medios oficialistas por orden del juez VI Distrito Penal de Audiencia de la capital.

"El juez solo autorizó el ingreso de los medios del poder ciudadano", afirmó Roberto Larios, director de Relaciones Públicas de la Corte Suprema de Justicia.

CPDH introduce recurso de exhibición para Medardo Mairena

El complejo judicial está sitiado desde las primeras horas de la mañana por policías fuertemente armados que se han apostado alrededor del edificio a una distancia de diez metros aproximadamente entre cada uno de ellos.