•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

La misión de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y Reporteros Sin Fronteras (RSF) informó hoy que “las libertades de prensa y expresión están en retroceso" en Nicaragua.

La SIP y RSF llegaron a esa  conclusión tras sostener más de treinta reuniones con representantes de medios de comunicación y periodistas independientes de varios departamentos del país. También se reunieron agrupaciones estudiantiles, campesinas y empresariales que forman parte de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, con miembros de la Iglesia Católica, diplomáticos e incluso el expresidente Enrique Bolaños.

 Lea: SIP: Ley antiterrorismo es una clara amenaza a los periodistas

"La SIP y RSF coinciden que la libertad de prensa, de la que se nutre toda otra libertad social, se halla en este país bajo un claro acoso por parte de autoridades y agencias policiales", señala un comunicado leído en conferencia de prensa por la misión, encabezada por el presidente de la SIP, Gustavo Mohme.

Los demás integrantes de la misión son el presidente de la Comisión de libertad de prensa y opinión de la SIP, Roberto Rock, el director ejecutivo de la SIP, Ricardo Trotti, y Emmanuel Colombié, director de América Latina para RSF.

 De interés: SIP: ataque a iglesia Divina Misericordia es una barbarie

Señalan además que "las prácticas de agresión en contra de periodistas independientes" incluyen amenazas, persecución, intimidación y campañas de difamación, en especial en casos que involucran a periodistas en el interior del país.

Delegación de la SIP y RSF en conferencia de prensa. Foto: Noelia Celina Gutiérrez/END

Ante tal panorama, la SIP y RSF demandaron al gobierno nicaragüense "el cese inmediato de toda acción de agresión física, intimidación y amenazas" generada por grupos violentos y parapoliciales identificados con el Gobierno, y de "cibermilitantes" que difaman e insultan a periodistas independientes a través de redes sociales.

 Además: Juzgado cierra puertas a la CIDH

También exigieron la investigación profunda de todos los actos violentos contra periodistas y medios de comunicación y la aplicación severa de la ley a los responsables.