•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El cardenal Leopoldo Brenes dijo este jueves que los fondos estatales que ha recibido la Iglesia Católica son, en su mayoría, para atender obras sociales y el mantenimiento de los templos, no para beneficiar directamente a obispos o sacerdotes.

La reforma al Presupuesto General de la Republica, aprobada esta semana por la Asamblea Nacional, afectó directamente al 83% de las parroquias, congregaciones religiosas y oficinas diocesanas que reciben fondos del Estado.

“No quiero ser mal pensado, no quiero pensar que esto sea una venganza”, aseguró Brenes, quien recordó que los fondos del Presupuesto General de la República “no son bienes del Gobierno propiamente dicho, sino que son los impuestos de todos los nicaragüenses”.

Afirmó que con ese dinero han atendido a niños con sida y enfermos con cáncer, en más de 45 dispensarios, además de ayudar a la producción agrícola en zonas rurales.

END

El cardenal explicó que algunas parroquias ya habían recibido la primera parte del dinero asignado por el Estado, y en julio debían haber recibido la segunda parte, pero con la reforma al presupuesto, muchas se quedan sin fondos.

El recorte presupuestario afecta a 94 de las 112 parroquias que reciben fondos del Estado, constató El Nuevo Diario en una revisión al presupuesto inicial 2018 y las reformas recién aprobadas. Las parroquias más afectadas son las que abrieron sus puertas para atender a heridos durante las protestas ciudadanas contra el Gobierno, iniciadas en abril pasado, indicó una fuente de la Iglesia Católica.

A la parroquia San José, de Diriamba, que debía recibir C$250,000 le cortaron toda la ayuda estatal. Lo mismo pasa con las parroquias San Juan Bautista (Masatepe), Nuestra Señora del Rosario (Carazo), Santiago Apóstol y San Antonio (Jinotepe), San Sebastián (Diriamba) y Nuestra Señora de Candelaria (Diriomo), entre otras.

A la Arquidiócesis de Managua, que este año debía recibir C$1,600,000 para atender proyectos sociales como atención integral a pacientes con VIH y sida, cursos de capacitación a mujeres en trabajo informal, mantenimiento de Radio María y otros proyectos pastorales, le redujeron el 50% de los fondos, por lo que solo recibirá 800,000 córdobas.

El Seminario Nacional La Purísima, que debía recibir C$200,000 en el año para la alimentación de los seminaristas, ya no recibirá ningún fondo; y a la Comisión de Catequesis y Sordos, que desarrolla talleres de lenguaje de señas y que debía recibir C$100,000, tampoco recibirá los fondos.

Sin respuesta 

El cardenal Brenes informó este jueves, al final de una misa de acción de gracias en Catedral de Managua por sus 44 años de vida sacerdotal, que aún espera la respuesta del Gobierno a una carta de la Conferencia Episcopal enviada al canciller Denis Moncada, en la cual le piden una audiencia para abordar la posibilidad de retomar el diálogo nacional.

Cardenal Leopoldo Brenes. Archivo\END

Brenes reiteró que los obispos están dispuestos a continuar en el diálogo nacional, por el bien de Nicaragua. La Conferencia Episcopal ha sido mediadora y testigo del diálogo, cual está paralizado hace más de un mes.