•  |
  •  |
  • END

Una guatemalteca sería la compañera sentimental del sacerdote católico de Miami, Alberto Cutié, quien había admitido el romance sin querer revelar su identidad, indican medios locales que citan a fuentes cercanas al religioso.

Canales de televisión de Miami están apostados frente al edificio, en Miami Beach, donde vive la mujer, e intentaron el jueves entrevistarla en su apartamento, pero recibieron la negativa a hablar de parte de ella, que optó por llamar a la Policía.

Una foto de la mujer aparece en la edición de este viernes de The Miami Herald, que la identifica como Ruhama Buni Canellis, una guatemalteca de 35 años, divorciada y con un hijo.

El padre Alberto, uno de los sacerdotes hispanos más populares de Estados Unidos y un fuerte crítico del celibato, fue descubierto por paparazzi besando y acariciando a la mujer en la playa de Miami Beach, donde también está la parroquia San Francisco de Sales que el religioso tenía a su cargo.

Las fotos, que aparecieron publicadas esta semana en la revista de farándula TCNotas, desataron un escándalo de grandes proporciones en Miami, y el religioso fue “licenciado” temporalmente de sus funciones pastorales por el arzobispo local.

Cientos de personas se manifestaron el jueves frente a la parroquia para dar su apoyo al padre Alberto, con pancartas que pedían su retorno a esa iglesia y criticaban el celibato impuesto a los sacerdotes católicos.

“Oren por nosotros”, pide mujer

Por su parte, la mujer señalada como compañera sentimental del sacerdote católico de Miami, Alberto Cutié, reclamó este viernes a los medios que respeten su “privacidad”, y sin hacer referencia a su relación con el cura, pidió a familiares, amigos y allegados: “Oren por nosotros”.

“Quiero agradecerles a mi familia, a mis amigos y a tantas otras personas que me hayan ofrecido su amor y apoyo. Les pido a todos que oren por nosotros”, dice el comunicado enviado a los medios y firmado por “Ruhama Canellis”.

“Como madre, les ruego a los medios de comunicación que respeten mi privacidad y la privacidad de mi hijo de 14 años”, reclama.

“No voy a pedir perdón por amor”

MIAMI/AFP
Vestido con su sotana negra y mostrándose feliz mientras habla de su novia, el famoso sacerdote católico Alberto Cutié dijo el viernes que está “enamorado” de la mujer con la que fue descubierto besándose en la playa de Miami Beach.

El padre Alberto, como se lo conoce popularmente en Miami, dio una entrevista para la televisión hispana de Estados Unidos, en la que dejó en claro que no se arrepiente de haber roto por amor a una mujer la regla del celibato que impone la Iglesia a los curas.

“Nunca voy a pedir perdón por amar a una mujer”, dijo el religioso en una entrevista con el canal Univisión, la principal cadena de habla hispana en Estados Unidos.