•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El abogado Carlos Cárdenas, miembro del equipo de asesores de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) en el diálogo nacional, fue secuestrado este lunes por civiles armados encapuchados en su vivienda.

La denuncia fue interpuesta en el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) por su esposa Lisseth Galeano y el papá del abogado, del mismo nombre.

 Almagro: “Nicaragua necesita elecciones”

Galeano relató que el secuestro de su esposo ocurrió al mediodía de este lunes, cuando él se encontraba con su hija de 10 años en su hogar, en residencial San Andrés, en el kilómetro 9½ de la carretera nueva a León.

Carlos Cárdenas, abogado. Cortesía/END

Cárdenas se disponía a salir a buscar a su esposa, a su centro de trabajo, cuando dos encapuchados armados aparecieron en un carro color gris, sin placa. En el vehículo andaban, además, un hombre mayor y una mujer, relató la esposa del abogado.

"Frente a su hija le dijeron que si no se iba con ellos ahí mismo les disparaban. Él comenzó a pedir auxilio a los vecinos, pero tuvo que irse con los armados", afirmó la esposa, destacando que a pesar que el residencial cuenta con vigilancia, estos permitieron el ingreso de los agresores y ahora no entregan los videos que demuestran el secuestro.

Golpe al diálogo

Para Ernesto Medina, asesor de la Alianza Cívica, “el mensaje de la captura de Cárdenas es torpedear el diálogo, el Gobierno sigue con la intención de tener un diálogo a su medida con actores que puedan influenciar. Esta situación no es normal, la crisis sigue agravándose, la gente quiere salir del país y tiene que haber una salida por medio de un diálogo sincero, transparente”.

 Masha confirma que está fuera de Nicaragua

Medina explicó que Cárdenas es parte de un equipo de asesores de la Comisión de Mediación y Testigos de la CEN, junto con el Dr. Sergio Cuarezma, exmagistrado de la Corte Suprema de Justicia, y Mauricio Herdocia, experto en derecho internacional.

Familiares de Carlos Cárdenas. Óscar Sánchez/END

“Es un golpe que se le da al diálogo y a la CEN, y la forma en que actúan es completamente ilegal, operan con individuos encapuchados que no se identifican, no se sabe si son policías o delincuentes. Por el lado de la alianza, no nos intimidan con ese tipo de cosas; lo único que hacen es que revelan una vez más que en este país no se respeta el Estado de derecho”, declaró el doctor Carlos Tünnermann, miembro de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

Estaba amenazado

Lisseth Galeano reveló que el abogado Carlos Cárdenas había recibido amenazas en las que le advertían que si seguía con los obispos lo iban a matar. También le habían mandado videos del frente de su casa con advertencias y era parte de una lista de abogados clasificados como “enemigos de Gobierno”, dijo la denunciante.

 Disparan a caravana en Masaya

La directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, calificó el caso de Cárdenas como “un peligroso precedente” contra quienes ejercen el derecho, señalando que es, además, una forma de intimidar a los profesionales que no comulgan con el Gobierno.

El abogado del Cenidh, Gonzalo Carrión, informó que parte de las acciones en este caso será elevarlo ante organismos internacionales, como el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni).

Carrión advirtió la gravedad de una lista de 43 abogados señalados como opositores al Gobierno y que circula en las redes sociales. El doctor Cárdenas era el número diez en la lista, dijo al expresar su preocupación por el resto de profesionales que en ella aparecen.