•   Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Fiscalía no pudo, una vez más, ubicar en la escena del crimen a los jóvenes Brandon Lovo Taylor y Glen Slate, acusados del asesinato del periodista Ángel Gahona, en Bluefields.

Esta es la cuarta audiencia consecutiva en que ninguna de las pruebas, incluyendo videos aportados por el Ministerio Público, pueden enfocar a los acusados, dos jóvenes criollos del Caribe Sur.

 “No veo la migración nicaragüense como un peligro”

Al igual que en los videos de las audiencias anteriores, los jóvenes blufileños no aparecen frente a la discoteca Bacu, que es el lugar desde donde se asegura dispararon contra Gahona, quien cubría las protestas antigubernamentales en la ciudad.

Los policías llevados a juicio como testigos de la Fiscalía tampoco mencionaron en sus testimonios haber visto en el lugar a los acusados Lovo y Slate, cuando ocurrió el crimen el 21 de abril.

Al juicio solo pueden ingresar los periodistas de medios oficialistas, por órdenes del juez Ernesto Rodríguez Mejía, pero una fuente vinculada reveló que un perito audiovisual propuesto por la Fiscalía fue categórico al afirmar que en los videos 3 y 4 aportados como pruebas no se aprecia a ningún civil en el sitio donde se hizo el disparo mortal.

 Encapuchados secuestran a asesor de obispos

Cuando los abogados defensores preguntaron al experto si apreciaba en los videos a los acusados, este señaló que frente a la discoteca Bacu “no se observaba a ningún civil”, reiteró la fuente judicial que en todo momento exigió el anonimato.

En el cuarto día de juicio también declararon como testigos dos peritos en balística, quienes aseguran que el disparo mortal contra Gahona fue hecho con una escopeta calibre 12 de fabricación artesanal.

Uno de los especialistas en balística dio por sentado que la distancia entre el punto donde estaba el periodista Gahona y quien hizo el disparo con el arma artesanal estaba a más de 70 metros de la víctima.

Al cierre de la presente edición, la cuarta audiencia de juicio continuaba, pero el juez Rodríguez ha programado audiencia de manera sucesiva, incluso para el próximo sábado 25 de agosto.