Luis Alemán
  •  |
  •  |
  • END

Reynerio Flores Lazo, el narcotraficante más buscado en toda Centroamérica, fue capturado en Honduras el pasado miércoles, y ayer tarde extraditado hacia El Salvador, país donde era procesado por narcotráfico, actividad a la que se dedicaba desde 2004, utilizando para ello una empresa de transportes que se movilizaba por toda Centroamérica.

A las 4:30 p.m. del jueves, Flores Lazo llegó a la Base Aérea de Ilopango, en un helicóptero Ranger 260, y fue entregado ahí mismo a la Policía Nacional Civil de El Salvador, que lo buscaba desde el año pasado, cuando se logró escapar de un operativo policial que lo había capturado.

Medios locales de prensa de Honduras y de El Salvador destacaron que Flores Lazo fue detenido al mediodía del pasado miércoles frente a una delegación policial, situada cerca del Club Social Banco Central, en el barrio La Granja, en Tegucigalpa.

La Policía Nacional de Nicaragua, a través de la jefa de la División de Relaciones Públicas, comisionada mayor Vilma Reyes, celebró la captura de Flores Lazo, y señaló que la misma fue fruto del trabajo conjunto de las policías de la región. En Managua, Flores Lazo era buscado también por el tráfico de cocaína.

El subjefe de Interpol en Honduras, Nelson Murillo, detalló la comunicación a través de las oficinas de Interpol.

“Ya se tenía información de la Fiscalía salvadoreña sobre la procedencia de Reynerio en Honduras, se hizo la vigilancia, se compararon las identidades, fotografías, y se procedió a la captura”, señaló.

Abogados del narcotraficante intentaron detener la extradición insistiendo en que el imputado era de nacionalidad hondureña y no podía salir del país, pero peritos de Migración y Extranjería confirmaron que la documentación que confirmaba que Flores Lazo era hondureño, era falsa.

El Fiscal General en funciones, Astor Escalante, calificó la captura de Flores Lazo como un mensaje para los delincuentes, en el sentido de que se continuará la lucha “incansablemente para que paguen por sus responsabilidades, y que estén donde tengan que estar, que son las cárceles del país”.

Flores Lazo era buscado por el Juzgado Noveno de Paz de San Salvador, por cuatro cargos de narcotráfico, cooperación para el tráfico de drogas y agrupaciones ilícitas, pero también es reclamado por la oficina antidrogas de los Estados Unidos, en tanto se le atribuye el tráfico de 3.7 toneladas de cocaína valoradas en 82 millones de dólares, que era transportada hacia Estados Unidos.

Nicaragua también reclama a Flores Lazo y lo involucra al menos en cuatro cargamentos de droga.

El año pasado le fueron ocupados a Flores 28 furgones de su propiedad, por la Policía Nacional, los cuales utilizaba para el trasiego de cocaína.

La comisionada mayor Vilma Reyes celebró la captura, y dijo que se trata de un fuerte golpe a toda la logística del narcotráfico. “Se le fue golpeando hasta que se logró capturarlo con la participación de los tres países donde tenía casos”, señaló Reyes.

Para la jefa policial, “es un trabajo sostenido de la lucha contra el crimen organizado y el narcotráfico”.

La Policía presume que Flores Lazo pudo movilizar cerca de 82 millones de dólares en droga, entre 2004 y 2008, a través de sus furgones por toda Centroamérica.

Sus principales socios fueron el capo guatemalteco Mario el “Gordo” Paredes, y Otto Herrera, con quien movió coca desde el sur hasta el norte.