•   Managua, Nicaragua  |
  •  |
  •  |
  • Edición Web

Dirigentes de dos cooperativas dedicadas al reciclaje de desechos sólidos, aseguran que la crisis sociopolítica que vive el país los ha golpeado muy duro en las últimas semanas.

Durante los meses más fuertes de protestas en contra del gobierno, disminuyó entre los desechos la cantidad de material como botellas plásticas, de aluminio y otros productos, y a la vez los compradores de materiales se ausentaron debido al cierre de las vías en todo el país y algunos acopios tuvieron que cerrar.

Actualmente a esa situación se suma el bajo precio que está pagando el mercado de esos productos.

Hasta antes de la crisis, en la capital se producían 1,500 toneladas de basura por día, de las cuales el 12 por ciento son bolsas plásticas, según datos de la Alcaldía de Managua. Archivo/ END

Bertoldo López, presidente de la Cooperativa de Recolectores de Desechos Sólidos (Codesol), que trabaja en el Distrito VI de Managua, dijo que actualmente el precio del Pet, es decir productos plásticos como botellas de bebidas, se cotiza entre 3 y 6 córdobas por kilo, mientras a inicio de este año, los acopiadores pagaban el kilo a 10 ó 12 córdobas.

López afirmó que durante los meses de las protestas, cuando había tranques, los camiones que llegan a comprar sus materiales se ausentaron. Esto les ha provocado una acumulación de materiales y no tienen espacios para almacenarlo.

En tanto, Josefina Guevara, miembro de la cooperativa de recolectores Bendición de Dios, que trabaja en el municipio de Ciudad Sandino, aseguró que de las 50 personas que participaban en la recolección dentro de la organización, solo han quedado 22 debido a la crisis.

"Muchos se han ido por los bajos ingresos que estaban teniendo. Con todo eso de las protestas, los ingresos empezaron a bajar en la cooperativa y en una quincena solo lograban ganar apenas 900 córdobas por persona, cuando lo normal era ganarse C$2,500 por quincena",  aseguró Guevara.

Las cooperativas aseguran que los camiones recolectores de basura les hacen competencia y los afectan ya que ellos se llevan una buena cantidad de material reciclable.

Bartoldo López aseguró que en el caso de la cooperativa Codesol, ellos firmaron un convenio con la Alcaldía de Managua para que los camiones recolectores no entren en algunas zonas cercanas a Sábana Grande y el barrio 31 de diciembre donde trabajan, pero asegura que el acuerdo no se ha cumplido.

Los recicladores indicaron que ante la falta de demanda de los grandes compradores de desechos, los intermediarios se aprovechan para comprar los materiales a precios muy bajos.

Las empresas dedicadas a comprar estos desechos también se han desaparecido del mercado. Archivo/ END

Guevera afirmó que algunos llegan a pagar el kilo de PET hasta en 2 córdobas, principalmente en los vertederos donde las personas no están organizadas. “No hay nadie que regule esto”, dijo la recolectora.

En cambio, López aseguró que las empresas compradoras de vidrio han desaparecido desde el comienzo de las protestas, por lo que este material no se está vendiendo.

Zacha Gutiérrez, de la organización Jóvenes Ambientalistas, considera que la crisis de recolectores podría tener como consecuencia la acumulación de desechos en el medioambiente.

"De hecho, las bolsas plásticas son consideradas como un problema porque contaminan los mares, ríos y lagos y destruye el paisaje afectando el turismo", dijo Gutierrez.